Caballos de madera esperan a los muertos en Cuanajo; ofrendas únicas en Michoacán


La Página
Por Víctor Armando López
Cuanajo, Michoacán.-En Cuanajo desde niños la mayoría aprende a fabricar muebles de madera, de Pino y Parota, oficio que se llevan hasta la muerte. Por eso en estos días en la plaza principal y en los hogares se instalan ofrendas sobre caballitos de madera, en espera que su alma regrese con su oficio, con su gente.
Aquí en este lugar cercano a Pátzcuaro, la llegada de las almas se da desde el 31 de octubre. Todos los saben, todos lo sienten, pues las campanas de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús así no anuncian.


En la plaza de la comunidad luce un caballo de madera de casi 8 metros de altura, de su cuerpo se aprecia que cuelgan frutas, verduras, pan y bebidas.
Mientras que en las casas lucen cruces con fotos de los ausentes. Familiares y vecinos llevan caballitos de madera, fabricados por ellos mismos, ya con los productos mencionados, como presente, como ofrenda. Además, también se colocan algunos alimentos que eran la preferencia del difunto. Hoy su alma vuelve. 


Se distingue el andar de las mujeres con ofrenda, pues ellas lucen canastas con servilletas que ellas mismas bordan a mano.
Estos días los recuerdos y los rezos servirán para que los ausentes regresen a su tierra, con sus sueños, con su oficio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest