Una de vaqueros
La Página
Columna “Una de vaqueros…”
Por Arturo García Gaytán. 
Según la página oficial del Poder Legislativo de Michoacán, hay una dirección de Protocolo, Ceremonial y Relaciones Públicas, un director, y dos jefes de departamento: Ceremonial y Protocolo y Relaciones Públicas; algo así como ocho personas en esta área específica que, según el portal sus funciones son “II. Considerar el uso de técnicas y metodologías adecuadas conforme al contenido temático, con el fin de fortalecer el aprendizaje; III. Que el uso del lenguaje y el diseño gráfico sean apropiados para fortalecer el proceso de aprendizaje”.
Leído de esta manera se entiende que tanto en sesiones de Pleno como en eventos que organiza el mismo Congreso, prive el caos, la desorganización y la anarquía, nada más y nada menos exhibiendo que para ocupar un cargo no hace falta tener perfil, basta estar recomendado/a.
El pasado jueves sesionó el Pleno para desahogar varios puntos, entre ellos el relativo a autorizar el nombramiento del procurador y que el funcionario rindiera ante esa soberanía la protesta que marca la Ley; y llegó el hombre antes de iniciar la sesión, con un dispositivo de seguridad propio de un jefe de estado, nada más faltó el helicóptero para que fuera desfile del 16 de Septiembre.
Como suele ocurrir, se dispuso que el despacho del secretario de Servicios Parlamentarios se habilitara como sala d espera, porque es menester que inicie la sesión, se apruebe la orden del día, se nombre una comisión de cortesía para acompañar al personaje y entonces sí, rinda protesta y tal, pero, una vez más, nos demostraron que no hay nadie con dos centímetros de frente al frente de las dependencias.
Por otro lado, cansa sobremanera lo proclives que somos de hacer ídolos de barro, líderes morales y toda clase de figuras que colocan a simples seres humanos a niveles divinos, lo peor es cuando éstos acaban dándonos una patada en el trasero y reclaman además de incienso su respectiva cuota de sacrificios y sangre.
El apellido Cárdenas tiene un significado enorme en Michoacán y en ciertos círculos de poder en la capital del país, de tal manera que se le nomina e impulsa en estos días para encabezar la presidencia del partido que fundó, Manuel, sin embargo, después de ver como su estirpe se ha enriquecido a costa de Michoacán y los michoacanos uno se pregunta por qué no hay gesto solidario.
Primero el Tata Lázaro, después su carnal Dámaso, el heredero Cuauhtémoc, después Lazarito y de manera indirecta Cuatemochitas sorbe con gusto de la ubre del erario, y los integrantes vivos de esta notable familia michoacana no han sido capaces de externar públicamente una posición sobre la crisis, violencia e inseguridad que nos agobian.
Vaya liderazgo moral, en lo personal esperaba siquiera un enérgico llamado a las fuerzas políticas estatales y federales para rescatar la tierra de sus antepasados, pero no, a Michoacán nada más lo usan para justificar en su credencial del IFE y poder ser votados en las urnas, ni hablar, no cabe duda de que ni moneda de cambio nos consideran esos que actúan como dueños de nuestro estado.
Otro de los grupos fácticos que nos agobian y no aportan, es el que integra la alta jerarquía católica, que al ver cuestionados sus intereses descubiertos indirectamente por el presbítero Gregorio López, prefieren arremeter en su contra que aportar soluciones.
El padre Goyo alzó la voz y se solidarizó con la grey de la diócesis de Apatzingán, de tal suerte que ofició misa con chaleco blindado, habló de las ofertas que ha recibido para armar gente y eso provocó que los obispos michoacanos lo descalificaran en dicho, porque en hecho, el padre Goyo ya los planchó.
Quien de plano no se  mide en externar sus opiniones es la senadora panista Luisa maría Calderón Hinojosa, Coccoa ya no acusa y señala con dedo flamígero, ahora rescata del anecdotario familiar un catologo de buenos deseos que Felipillo, su hermano menor, no pudo o quiso cumplir, y descalifica totalmente los esfuerzos del gobierno federal.
Cocoa puede ser muchas cosas, tonta, no lo es; por eso llama poderosamente la atención que pretenda ubicar su plataforma política y la de su ahijado Cordero en los errores y fallos de la pasada administración federal, construir sobre ruinas no augura éxito.
Por cierto, se sabe que quienes provocaron que el presidente Peña Nieto volteara a ver Michoacán con alarma e interés, fue precisamente un grupo de diputados y senadores panistas quienes provocaron el asombro en el primer mandatario y la reacción que actualmente vivimos, la simulación no es buena consejera se enteró el mexiquense.
Sigue acumulando impunemente fallas e intromisiones que han desestabilizado y puesto en riesgo la administración estatal, tomar decisiones que incuso han puesto en peligro la vida de gente, como poner a disposición de una televisora un helicóptero de la procuraduría y que posteriormente se desplomara.
Hay gente al interior del grupo que rodea al gobernador Vallejo Figueroa que critica la prepotencia de Roberto Monroy García y esa facilidad con que ordena y dispone, de tal manera, que le señalan como el gestor de los productores de los polémicos videos musicales que usaron como locación edificios del centro histórico de Morelia, a lo que nos preguntamos: ¿qué sigue después?
Para mayores columnas, visita:
http://artufo66.tripod.com
http://laguadania.tripod.com
http://pandemiaradio.listen2myradio.com