“Corresponsabilidad electoral”. Por Ignacio Hurtado Gómez

Aula Nobilis

Corresponsabilidad electoral

Por Ignacio Hurtado Gómez*

Mucho se ha escrito y se ha dicho que el proceso electoral en curso habrá de ser el más complejo y complicado de nuestra historia. Y que la elección del 1° de julio de 2018 habrá de ser la madre de todas las contiendas electorales habidas y por haber.

Y es cierto. Ya en otros momentos hemos enumerado algunos de los muchos factores internos y externos que seguramente la hacen distinta: la desconfianza institucional, el papel de las redes sociales, la situación socioeconómica nacional e internacional, las candidaturas independientes, la desafección política, entre otras.

Y no obstante todo ello, no conozco a nadie, absolutamente a nadie que este apostando al descarrilamiento de tan importante ejercicio democrático. Y ahí es en donde reside la invaluable certeza de que las cosas habrán de salir lo mejor posible, y para bien de todos. Mala noticia sería pensar desde ahora en lo contrario.

Asumir y entender desde estos momentos la complejidad del asunto, y todo lo que estará en juego, más allá de los miles de cargos de elección popular, implica de suyo desde ahora entender la importancia de la corresponsabilidad que a cada uno toca.

Recuerdo que hace años en el código electoral michoacano había un artículo, el 100, que decía: “El Estado, los ciudadanos y los partidos políticos son corresponsables de la preparación, desarrollo y vigilancia del proceso electoral.” Hoy ya no aparece en la legislación vigente, pero desde siempre me ha gustado el mandato que contiene, y que lo entiendo más en un sentido social y político que en términos estrictamente jurídicos.

Se trata pues, de una corresponsabilidad, y por tanto, no es asunto de un solo partido político, o de las autoridades electorales, o de los ciudadanos, o del gobierno mismo; sino que se trata de un asunto de todos.

En esa tesitura, todos somos responsables de generar las mejores condiciones, las más favorables para que nuestro proceso electoral resulte ejemplar a la vista de nosotros mismos.

Y ello supone que cada quien hagamos la parte que nos toca. Supone que cada quien asumamos la parte de responsabilidad que nos corresponde. Supone entender que es un asunto de todos.

Así, por ejemplo, las autoridades electorales habrán de hacer lo que tengan que hacer para generar la mayor de las certezas en el proceso electoral, y con ello garantizar los principios rectores que rigen: certeza, imparcialidad, legalidad, objetividad, independencia y máxima publicidad.

Se trata, y así me lo enseñaron desde hace varios ayeres, de tener certeza en el procedimiento, pero incertidumbre en los resultados; esto es, a las autoridades no debe importarles quién gane, sino cómo gane.

Por su parte, los partidos políticos con sus candidatos a cuestas habrán de ir al convencimiento del electorado, con campañas de contraste, propositivas, y con pleno respeto a la normativa electoral.

Los medios de comunicación asumiendo que son parte fundamental en este entramado, asumiendo y entendiendo que son centros de poder, y que por ello su conducción y actuación durante la etapa de campañas es muy importante para, en el marco de la libertad de prensa y de expresión, salvaguardar la equidad de las contiendas electorales.

A los gobiernos de todos los niveles les corresponderá la correcta aplicación de los recursos públicos, de los programas sociales, sin pretender un uso electorero a favor de intereses específicos.

Y a la ciudadanía en general, el seguimiento y vigilancia del proceso, señalando y denunciando conductas indebidas, pero sobre todo entendiendo que el voto deberá ser razonado y libre, y que para ello, se requiere como presupuesto fundamental la información con que se cuente para tomar tan importante decisión.

No hay de otra. O todos nos sumamos y tomamos la parte de responsabilidad que a cada quien nos toca en razón de la porción que nos corresponde de este proceso electoral, o de plano vamos a sufrir más de lo necesario. Porque de que sale, sale, lo importante es cómo queremos que salga. Al tiempo.

——————————

* Ignacio Hurtado Gómez. Es Maestro en Derecho; profesor en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Michoacana. Actualmente es magistrado presidente del Tribunal Electoral del Estado de Michoacán.

Para una comunicación directa te dejo las siguientes opciones:

Correo: ihurtadomx@hotmail.com

Twitter: @nachoelectoral

Facebook: Ignacio Hurtado Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest