El 65% de mexicanas adultas padecen de sobrepeso; 15% de anemia: INM

La Página

  • El Informe de Nutrición Mundial 2017 revela una carga significativa de malnutrición en México y en cada uno de los 140 países estudiados, así como un avance limitado en el combate a la obesidad y diabetes.
  • Además de la obesidad México enfrenta el problema de emaciación, es decir, pérdida de masa muscular, 1% de los niños menores de cinco años la padece y 12% presenta un retraso en el crecimiento.
  • En el combate a la malnutrición, cada dólar invertido representa una rentabilidad de 16 dólares.

Ciudad de México.-De acuerdo con el Informe de Nutrición Mundial 2017, 65% de las mujeres adultas mexicanas tienen sobrepeso y 15% de mujeres en edad reproductiva padecen anemia. Dicho informe se realiza con base en las estadísticas de nutrición de 140 países alrededor del mundo y en el caso particular de nuestro país refiere que la reducción del retraso de crecimiento en niños menores de 5 años ha sido limitado y aún estamos lejos de alcanzar los objetivos de reducción de obesidad y diabetes, tanto en hombres como en mujeres.

En opinión de los autores, al igual que en el resto de los países estudiados, México enfrenta a un gran reto derivado de la desnutrición y la obesidad pues la población presenta “cargas significativas” de tres tipos de malnutrición: retraso en el crecimiento infantil, lo que incide de manera negativa e irreversible en la capacidad cerebral; anemia en mujeres en edad reproductiva, que pueden implicar graves consecuencias para la salud maternal e infantil, y mujeres adultas con sobrepeso.

De acuerdo con las últimas cifras referidas en el Informe, en nuestro país 12% de los niños menores de cinco años tienen retraso de crecimiento. Al respecto, la Dra. Luz María De-Regil, directora de Servicios Técnicos Globales y Asesora Técnica en Jefe de Nutrition International refiere que “en los últimos años, México ha implementado exitosamente diversas acciones y políticas para tratar el retraso en el crecimiento y la emaciación (pérdida de masa muscular) en niños, así como la anemia en mujeres. Sin embargo, la obesidad y las enfermedades no transmisibles están frenando los esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Por ello, se requieren acciones concretas en las que participen coordinadamente la academia, las autoridades que diseñan las políticas públicas y el sector privado para acelerar el progreso en esta área”.

El Informe de Nutrición Mundial 2017 exige que la nutrición ocupe un lugar central en los esfuerzos para poner fin a la pobreza, luchar contra las enfermedades, elevar los estándares educativos y luchar contra el cambio climático.

Al respecto, Jessica Fanzo, copresidenta del Informe de Nutrición Mundial recalcó que “un niño bien nutrido tiene 33% más de probabilidades de salir de la pobreza. Aprenden mejor en la escuela, son más sanos y se convierten en miembros productivos de sus economías. Una buena nutrición proporciona la capacidad cerebral, la infraestructura de la materia gris para construir las economías del futuro”.  Al respecto, el Informe refiere que la malnutrición tiene un elevado costo económico y sanitario, sin embargo presenta una rentabilidad de 16 dólares por cada dólar invertido.

El informe constató que las tasas de sobrepeso y obesidad aumentan en casi todos los países, en el caso de la población mexicana se indica que 65% de las mujeres adultas padecen sobrepeso, 32% obesidad y 15% de las mujeres en edad reproductiva tiene anemia, mientras que 64% de hombres y 5% de niños menores de cinco años presentan sobrepeso y 1% está clasificado como “emaciado”, es decir no pesan lo suficiente en relación con su altura.

“Históricamente, la anemia maternal y la desnutrición infantil se consideraban problemas independientes a la obesidad y enfermedades no transmisibles” señaló la señora Fanzo. “En realidad están estrechamente vinculados e impulsados por las desigualdades en todo el mundo. Por eso los gobiernos y sus socios deben abordar estos problemas de manera global y no como asuntos independientes”.

El informe concluyó que es una necesidad fundamental contar con mejores datos sobre la nutrición, ya que muchos países no tienen suficientes datos para hacer un seguimiento de los objetivos de nutrición al que se comprometieron, ni son capaces de identificar quién se está quedando atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest