IMG_2352
La Página/Redacción 
Morelia, Michoacán.-Con la finalidad de probar nuevos preservantes de madera que no sean tan dañinos para la salud humana, los animales y el ambiente, los investigadores de la Facultad de Ingeniería en Tecnología de la Madera de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), Luz Elena Alfonsina Ávila Calderón y Marco Antonio Herrera Ferreyra, se encuentran trabajando en la investigación  “Encinos del Estado de Michoacán, específicamente en Nuevo Parangaricutiro”.
Con la participación de tres tesistas en impregnación y uno más en química de la madera, los investigadores han realizado experimentos con azoles de cobre y boro, sustancias mucho menos tóxicas que las que se utilizan habitualmente como el CCA y pentaclorofenol, productos altamente cancerígenos.
Adicionalmente se han trabajado en diversos métodos de tratamiento como vacío-presión y baño caliente-frío para que la gente que no tiene acceso a los autoclaves pueda hacerlo de manera casera obteniendo buenos resultados en la impregnación de madera.
A decir de la investigadora nicolaita Luz Elena  Alfonsina Ávila Calderón, el reto es concluir este mismo año la investigación, actualmente el avance de este proyecto es de un 90 por ciento, sin embargo también se encuentran trabajando en la caracterización química, anatómica y físico mecánica, ésta última tiene un 100 por ciento de avance experimental, lo único que falta es concluir documentos, mientras que los análisis químicos va comenzando con un 20 por ciento de avance.
Agregó que los resultados arrojados se están trabajando con la asamblea comunal de San Juan Parangaricutiro, ya que al haber donado los materiales  para su experimentación debe haber un beneficio mutuo entre la comunidad y los investigadores.
“Ya se presentaron resultados previos de las tesis y se piensa hacer una monografía con cada una de las especies que se han estudiado con el fin de que la comundiad tenga un respaldo científico de las características de las especies y puedan comercializar la madera. No nada más estamos trabajando lo cientifico y lo técnico sino también en que ellos tengan el beneficio de poder distribuir y comercializar sus maderas con un respaldo científico de su potencial”.
El también profesor investigador de la Casa de Hidalgo, Marco Antonio Herrera Ferreyra, afirmó que adicionalmente se encuentran trabajando en un proyecto a la par con los doctores David Raya González y Francisco Castro, abordando temas de optimización de procesos.
Con esta investigación se buca obtener un mejor aprovechamiento de los recursos naturales y la conservación de los mismos, ya que al tener un conocimiento más amplio de qué uso se le puede dar a la madera se hace una utilización inteligente, integral y racional, colaborando también con la sustentabilidad.
“Actualmente la mitad de lo que se derriba de un árbol se queda a manera de desperdicio como aserrín, recortes y residuos que no se aprovechan; es por ello que estos estudios ayudan a saber cómo optimizar los recursos incorporándolos a otros productos como láminas para el techo, entre otros”, concluyó.