electrobasura
La Página/Redacción
Morelia, Michoacán.-Como parte de las acciones que realiza la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) relacionadas al cuidado del medio ambiente, la dirección de Patrimonio Universirario ha diseñado un espacio  para almacenar residuos electrónicos generados en la Casa de Hidalgo, denominado “Punto Verde”.  
A decir del director de ésta dependencia universitaria, Igor Cerda Farías, este espacio se destinó dentro del almacén de bajas de Patrimonio Universitario, ubicado en la Calzada la Huerta, con el fin de contar con un lugar en donde se puedan concentrar los residuos electrónicos que verdaderamente ya no tienen utilidad, almacenándolos de una manera segura y ordenada para posteriormente reciclarlos y no emitir más contaminantes.
“Anteriormente las bajas se iban directamente a la basura porque no teníamos esa responsabilidad social universitaria, actualmente la Máxima Casa de Estudios busca impulsar acciones amigables con el medio ambiente”.
En el 2006 se generaban alrededor de 350,000 toneladas de residuos electrónicos al año, se estima que al terminar el 2012 serán cerca de 400,000 toneladas con un crecimiento del 6% anual. De esta cantidad de generación, un 70% esta almacenada, un 15% sufre de mala disposición y menos del 2% se recicla y el resto es exportado ilegalmente.
La problemática de los residuos electrónicos surge cuando hay una mala disposición, y son tirados en sitios no controlados. Las sustancias tóxicas contenidas en ellos, como lo son los metales pesados forman lixiviados ocasionados por las lluvias y el sol. Estos lixiviados se filtran en el subsuelo contaminando los mantos acuíferos y por efectos del sol se pueden producir incendios no controlados, que provocan emisiones altamente tóxicas a la atmósfera, como lo son los bifenilospoliclorados. Al ser arrojados contaminan, el agua, suelo y aire, ocasionando serios problemas de salud.
El reciclaje integral de los residuos electrónicos, permite recuperar cada uno de los materiales que componen un aparato como los son: vidrio, plástico, metales y electrónica, y su reincorporación como materias primas en nuevos procesos productivos, para la fabricación de productos sustentables.
Actualmente, este espacio ya se encuentra en funcionamiento, unicamente para recolectar equipo dado de baja en la UMSNH y se trabaja de manera coordinada con la empresa Recicla Electrónicos México S.A. de C.V. (REMSA); encargada de desarrollar los procesos de reciclaje del plástico (HIPS, ABAS, PP), vidrio (panel y funel), materiales ferrosos (hierro y acero), metales no ferrosos (como cobre y aluminio).
Con todos estos materiales fabrican pisos y adoquines, pellets de plástico para la fabricación de tacones de zapatos, tapas de los rines de las llantas, así como los bricks de metales para fundición entre otros. También se reciclan los circuitos electrónicos (tarjetas electrónicas), con el objetivo de reintegrarlo como materia prima a las diferentes cadenas productivas. Este proceso es uno de los más eficientes, lo que permite que se logren porcentajes de materiales arriba del 97 por ciento.
La Fundación Punto Verde A.C. Consiste en disminuir la brecha digital en escuelas o instituciones que no tienen la posibilidad económica de tener una computadora, a través del programa de donación de computadoras reacondicionadas.
“Tenemos solicitudes de parte de escuelas de bajos recursos que solicitan al rector Salvador Jara Guerrero que se les apoye con equipo que para nosotros puede ser obsoleto pero para ellos es de mucha utilidad; cuando se autoriza se entrega en comodato a estas escuelas en beneficio de la educación”, concluyó.