“Latinobarómetro 2017 y el declive de la democracia”. Por Ignacio Hurtado Gómez

Aula Nobilis

Latinobarómetro 2017 y el declive de la democracia

Por Ignacio Hurtado Gómez*

Sin duda, uno de los ejercicios más serios que, año con año, permite medir y entender de mejor forma la percepción ciudadana sobre la democracia en América Latina, es el llamado “Latinobarómetro”.

Y como suele suceder, ahora en su edición 2017 arroja datos reveladores a nivel regional, particularmente en relación con lo que ellos llaman el declive de la democracia, y el hecho de que tanto la democracia como la economía no van para el mismo lado.

Por su importancia, bien vale echar una mirada rápida a los resultados que hace días han sido presentados, obviamente con particular énfasis al caso mexicano.

En primer lugar, lo que está estancado es el apoyo a la democracia que no sube, y en nuestro caso incluso va a la baja, reportándose una caída de 10 puntos en comparación con 2016 llegando actualmente a un 38 por ciento.

Ahora, cuando se pide estar o no de acuerdo con el hecho de que la democracia puede tener sus problemas, pero que al final del día es el mejor sistema de gobierno, en el caso mexicano el 54 por ciento están de acuerdo.

Otro indicador responde a la interrogante de si la democracia en su país es plena, a lo cual solamente un 2 por ciento en nuestro caso considera que si lo es, apenas por arriba de Brasil.

En cuanto a la escala de desarrollo democrático, del 1 al 10, y en donde el promedio de la región es de 5.4, en el caso mexicano alcanzamos un 4.7, es decir, ni de panzazo.

Y en cuanto a la satisfacción con la democracia, a nivel regional se advierte una caída al 30 por ciento, mientras que en México, solamente un 18 por ciento está muy satisfecho o satisfecho con la democracia.

El asunto se pone más tenso cuando en nuestro país, el 90 por ciento considera que México está gobernado por unos cuantos grupos poderosos en su propio beneficio.

Y ya ni que decir en términos de aprobación del gobierno que encabeza el presidente, cuando en nuestro caso, solamente el 20 por ciento lo aprueba. Aquí por ejemplo, destaca estadísticamente que en 2006 y 2007 fueron los años con mayor aprobación con un 60  por ciento, luego entre 2001 y 2012 bajo a un 59 por ciento, y después de 2013 todo ha ido a la baja paulatinamente.

En cuanto a confianza, solamente el 14 por ciento considera que se puede confiar en la mayoría de las personas.

Un tema interesantísimo que ya en otro momento habíamos hablado es el de la confianza en las instituciones, y particularmente por los tiempos que vivimos, en las instituciones electorales, y en donde un 33 por ciento de mexicanos tienen mucha o algo de confianza.

Y de pasadita en el poder judicial, mucha o algo de confianza solamente un 23 por ciento.

Y de corrupción ya ni hablar en términos de percepción. En una escala de 1 a 10, en donde 1 es nada y 10 mucha, en nuestro caso la corrupción en el gobierno se califica con un 8, en las municipalidades 7.9, en congresos igual 7.9, en sindicatos 7.4, en tribunales de justicia 7.9, y en grandes empresas 7.4, esto es, en lo público y en lo privado.

Otro tema interesantísimo, es que en nuestro país solamente un 48 por ciento cree que su voto es secreto, por lo que resto, o no sabe, o peor aún, considera que el gobierno o los partidos pueden averiguar el sentido de su decisión.

Y en esa línea, un 48 por ciento ha visto candidatos o personas de partidos repartiendo regalos o favores en sus barrios.

Y para los operadores de las campañas que vienen, el uso de los medios tradicionales para informarse de política ha caído ligeramente, mientras el internet y las redes sociales obviamente han aumentado. Y en ese sentido, los porcentajes en el uso del Facebook es de 51 por ciento, del youtube 39 por ciento, del twitter 10 por ciento, del whatsapp 58 por ciento, y del instagram 14 por ciento.

Por último, en cuanto al desarrollo económico, solamente un 15 por ciento considera que México está progresando, y por supuesto, el problema más importante es la seguridad (28 por ciento), seguido de la situación política (16 por ciento), y después la corrupción (13 por ciento).

Así las cosas con nuestra vilipendiada democracia. Al tiempo.

Una pequeña dosis de historia Nicolaita… Los anhelos estudiantiles en el Colegio de San Nicolás de Hidalgo no se circunscribían, según decíamos, en la primera década del siglo, simplemente a la cátedra. La juventud nicolaita, ligada a todos los sucesos de la vida nacional y que aspiraba a ser partícipe de cuanto acontecía en el país, asumió, vigorosamente, la responsabilidad de su hora en el desenvolvimiento de la política, de las fuentes de producción, de la cultura y del arte.– Se formó, como primer paso firme de emancipación intelectual, en el seno del Colegio de San Nicolás, un grupo literario de tendencias reformadoras, si bien inspirado aún en la escuela decadentista del siglo XIX. Se llamó “Sociedad Literaria Melchor Ocampo Manzo”, a la memoria del ilustre hijo del mártir de Tepeji del Río, que fuera uno de los grandes educadores michoacanos.– Los trabajos que desarrollaba este grupo despertó el interés de otros sectores intelectuales de Morelia y bien pronto se vio engrosado con nuevos y valiosos elementos de cultura.– En efecto, a iniciativa del doctor Cayetano Andrade, en aquél tiempo estudiante de la Facultad de Medicina de Michoacán, se modificaron los estatutos de la Sociedad en el sentido de que todos los alumnos que lo solicitaran, no sólo de San Nicolás, sino de las Escuelas de Medicina y Jurisprudencia, serían considerados como socios activos de la “Sociedad Literaria Melchor Ocampo Manzo”. En virtud de estas reformas, se designaron también socios honorarios, a los literatos michoacanos de renombre que vivían en Morelia, a los residentes en los Distritos del Estado y a los principales escritores y poetas del país.– Todo lo anterior, con la finalidad de dar mayor respetabilidad al organismo y que los trabajos tuvieran más sólida orientación.– Como complemento de esta obra se pensó en crear un órgano periodístico que fuera el vocero de la Sociedad. Y se puso, desde luego, manos a la obra. El 10 de junio de 1909 apareció el primer número de “Flor de Loto”, revista literaria quincenal que fue en su tiempo “uno de los exponentes más brillantes en las letras patrias”.

——————————

* Ignacio Hurtado Gómez. Es Maestro en Derecho; profesor en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Michoacana. Actualmente es magistrado presidente del Tribunal Electoral del Estado de Michoacán.

Para una comunicación directa te dejo las siguientes opciones:

Correo: ihurtadomx@hotmail.com

Twitter: @nachoelectoral

Facebook: Ignacio Hurtado Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest