“Leonardo y Jodan ¿Hijos de padres descuidados? Por Rosamaría Sánchez

LEONARDO Y JORDAN ¿HIJOS DE PADRES DESCUIDADOS ?

Por Rosamaría Sánchez Rincón*

La Policía de Morelia rescató a Leonardo y a Jordan. Con apenas 10 y 2 años, estos dos pequeños morelianos ya conocen la frialdad del abandono; saben del dolor que el hambre encaja en la panza y, a pesar de todo, sólo quieren estar con sus papás.

Un reporte ciudadano llevó a las mujeres policías, a tocar la puerta del domicilio ubicado en el fraccionamiento Arkos San Antonio. Ahí los encontraron, abandonados a la buena de Dios.

Leonardo G. C.H., cuida, obligadamente pero más por amor, al pequeño Jordan. Cada vez que sus padres salían del hogar, él procuraba a su hermanito, intentaba proveerle todo lo que necesitaba, pero no podía. Cómo cuando apenas raya en los diez años.

Los vecinos contaron a las policías cómo la pareja de la madre, que, aparentemente no es el padre de los dos pequeños, sale a trabajar cada día. Tiene oficio de albañil.

La madre de los pequeños no trabaja pero no por ello atiende a los hijos; simplemente se sale de la casa, “según a vigilar a la pareja”. Lo cierto es que los pequeños se quedan solos en la vivienda desde temprana hora y hasta muy entrada la noche.

Por ello fue que los vecinos reportaron el hecho, las mujeres policías se presentaron en el lugar y rescataron a los pequeños. Primero los presentaron ante las instancias competentes, los chicos tuvieron que quedarse en uno de los Centros de Atención a Víctimas en tanto se define su situación jurídica.

En entrevista sobre el caso, las mujeres policías que prefirieron guardar el anonimato, compartieron cómo este tipo de casos son comunes en la capital michoacana; “nos toca atender muchos”, refirieron.

Una de las agentes agregó que han notado cómo este tipo de delitos, el abandono de menores, es recurrente en la mancha urbana y también, es estadística importante en la violencia intrafamiliar en general.

“Regularmente, citó, en los casos donde hay violencia de género, cuando se trata de mujeres que tienen pareja e hijos, la agresión se extiende a los menores en sus distintas expresiones: violencia física, económica, emocional y sexual, por citar algunas.

Lamentaron asimismo cómo muchas veces sus papeles de elementos policiacos se quedan limitados por la misma ley. A veces sólo pueden llamar la atención de los padres, incluso hay mujeres que con todo y evidencias de la agresión que reciben ellas y sus hijos, se niegan rotundamente a confirmarlo a las autoridades: “es más el miedo a quedarse sin sustento”.

En Michoacán, de acuerdo a las estadísticas que guardan las instituciones, 7 de cada 10 niños han recibido alguna vez en su vida algún tipo de agresión; las más frecuentes, las físicas y las emocionales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest