“Se contrata nalgueador para las niñas que se escapan con el novio”. Por Rosa María Sánchez

SE CONTRATA NALGUEADOR PARA LAS NIÑAS QUE SE ESCAPAN CON EL NOVIO

Por Rosa María Sánchez Rincón*

Regina Alarcón se “perdió” en el estadio Morelos y se desató el caos. Luego resulta que no, que no se perdió, que se enojó con su mamá y se fue con “un amigo”. La adolescente de 13 años castigó así a su familia, tomando como pretexto una diferencia con su progenitora, se fue. Su desaparición detonó la alerta amber; en redes sociales, extraños, conocidos y familiares boletinaron y compartieron su foto, sonriendo, bajo el letrero de “SE BUSCA”.

La angustia por su desaparición mató de a poco, durante varias horas, a su madre y demás familiares; despertó la conciencia y solidaridad de cientos que compartieron su foto en redes sociales, y dio pie a otros muchos, detractores principalmente, a repetir su queja de siempre: “la seguridad vale para dos cosas… Poncho tiene la culpa…. Silvano tiene la culpa…”, y así.

Como en el 95 por ciento de los casos de adolescentes que se van por capricho (datos de la Policía Cibernética), a Regina no la secuestraron ni levantaron, violaron o golpearon. Se fue, por propia voluntad, y, como la mayoría de las chicas que toma esa decisión, el pretexto fue lo de menos: que si estaba cansada de sus padres, de su familia, de que la obliguen a estudiar, porque no la dejan tener novio, porque no quiere ayudar con las labores de la casa, porque no le permiten vestirse como ella quiere, y así, mil más.

Todas esas niñas -y niños-, que toman la decisión de abandonar su hogar, al margen del pretexto, necesariamente ocupan de un seguimiento y hasta de una sanción por parte del estado. Mientras no se multen estas prácticas, éstas no cesarán.

El Estado está obligado a velar por la seguridad y la tranquilidad de los ciudadanos, pero las personas también tenemos responsabilidades y obligaciones.

Mi Lupe piensa que la Procuraduría de Justicia debería hacer algo inteligente y contratar a un “nalgueador” especial para estos jovencitos. Dice que una buena chinga seguro les quita las ganas de andarle jugando al valiente con el diablo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest