“Y papá…” Por Melissa Benítez

Melissa Benítez

Los secretos de Melissa

“Y papá…”

 Por Melissa Benítez

Ser papá es quizá el acto de amor más profundo que pueda experimentar un hombre y a la vez el más desconocido para las madres…

Nosotras tenemos el privilegio divino de sentir la vida creciendo dentro de nosotros, pero ese hombre que está a nuestro lado es un espectador, en primera fila testigo del milagro más grande de la naturaleza y en el que él fue fundamental, en donde él aportó lo mejor de sí para ese ser…

Contempla los cambios y silencioso los padece… mamá un día llora, otro ríe, tiene miedo, lo grita, llama mil veces al ginecólogo para preguntarle si bebé estará bien, acaricia su vientre y puede sentir los suaves movimientos pero ese hombre está ahí… viviendo los mismos miedos, las mismas dudas y los mismos dolores pero lo hace en silencio…

Papá ama de forma indescriptible y desde el primer instante que sabe de la existencia de ese ser su vida jamás volverá a ser la misma, porque aun cuando se vaya, aun cuando no vea el primer llanto, la primer risa, los primeros pasos, en su corazón siempre está la huella de ese pequeño ser que tiene tanto de él.

Papá algunas veces debe hacerse el fuerte porque “los hombres no lloran” y guarda para sí el dolor de un hijo enfermo, y él soporta, abraza, alienta, guía y acompaña, cree con una fe ciega aunque lo hace siempre en silencio y guarda sus lágrimas hasta que vuelve la paz…

Papá no tiene consigo el instinto como lo tiene mamá… pero aprende cada día, se esfuerza y cada paso guarda sus temores y camina…

Papá siempre está alerta, vigilante, constante, pendiente y ocupado en proteger a los suyos, como lo hace un guardián y contempla las muestras de amor más sublimes entre una mamá y sus hijos y se debe conformar con el amor humano que toca para él.

El amor de un padre es ciego, es de fe, es de las caricias, del primer abrazo, de la primer mirada, del primer contacto piel con piel y en ese momento estremece lo más hondo del alma. Será el primer novio y el primer amor para sus hijas, bailará con ellas en sus brazos y luego sobre sus pies mientras acaricia su cabello. Será un amigo y el primer entrenador para el pequeño, compartirá el futbol y los juegos, las luchas y los perfumes.

Yo guardo recuerdos hermosos de mi padre, como enseñarme las constelaciones, hablarme de Aristóteles y Platón, y la forma en que cada día de escuela tomaba mi mano y me llevaba hasta la puerta donde me bendecía y me besaba. Mi papá me regaló una infancia con mucho amor.Mis hijas tienen al mejor papá del mundo, lo celebro cada día, lo bendigo, lo cuido y agradezco al universo haberlo puesto en mi camino.

Hay historias hermosas pero hay papás que sufren mucho cada día cuando al despertar no está al lado de su cama esa pequeña personita para apresurarlo a jugar, y al llegar de trabajar no estarán esos bracitos para colgarse al cuello y apretarlo tan fuerte que se olvide de todo lo demás! Y deben esperar una visita ocasional agendada por un juez y en silencio guardan su dolor, y lloran al despedirse esperando el próximo encuentro.

Feliz día anticipado a todos los papás del mundo! A los que están, a los que aman, a los que lloran, ríen, juegan, gritan, y aprenden cada día esta labor de ser padres!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest