🎼#Veracruz #SonidosdelSotavento: Luis Aldo Román Rangel, Músico Tradicional Sonero

La Página

Por: JOEL ALEJANDRO ARELLANO TORRES

Su humildad lo caracteriza, y el sonido de su jarana transmite los sentimientos de dolor y amor, a la familia, al mundo, a la naturaleza, pero sobretodo a Jáltipan, su tierra Natal, un municipio de la región del Sotavento, ubicado en la zona sur del Estado de Veracruz; que lo vio nace hace 42 años. Su nombre: Luis Aldo Román Rangel, líder e integrante del Proyecto Musical y Cultural “Pata de Vaca”.

Entonando la canción de “Las Hojas”, una melodía de su autoría, inspirada en la muerte de su madre, y del valor de la vida terrenal, Luis Aldo, mejor conocido como: “El Vaca”, reconoció como una gran bendición el poder expresar lo que sucede a diario con el sonido de su jarana, misma que empezó a tocar, como en es una costumbre, siendo un niño de tan solo nueve años de edad. Además, también es fabricante de jaranas, en un pequeño taller que montó en casa, para quien incluso quiera fabricar su propio instrumento.

“Ser jaranero es algo que vamos aprendiendo, pero sobretodo la vida nos va enseñando que hablar en nuestras canciones para dar un mensaje a todos los que viven en esta tierra”

Intérprete y compositor de sones jarochos desde hace más de 24 años, en el 2007 formó su propia agrupación musical: Pata de Vaca, con quienes ha tocado en diversos escenarios estatales y nacionales de relevancia como: el Teatro del Estado (Xalapa), el Centro de Convenciones (Coatzacoalcos), el Teatro Esperanza Iris (CDMX) y el Museo Nacional de Antropología (CDMX). Además que también ha sido maestro jaranero de algunas artistas internacionales como: Natalia LaFourcade, quien tiene un gran aprecio a su personas y a los habitantes de estas tierras sureñas.

En medio de la pandemia por el Covid_19, que en el Estado de Veracruz, en los últimos meses, le ha quitado la vida a más de 830 personas e infectado mas de 5 mil 500 personas, Luis Román indicó que este momento es para un plena reflexión, así como solidarizarse y ser humanistas a través de la música; No ser hipócritas, y hablar con la verdad, ya que nuestra vida es pasajera.

“Yo esto lo hago con mucho cariño, muchas veces sin obtener nada a cambio, ya que solo quiero transmitir la música, ya que todo esto es pasajero, solo dejamos un mensaje cuando estamos acá y nos vamos al más allá”

Dentro de su repertorio de más de 155 sones tradicionales, entre ellos, las piezas: “La Tierra”, “Las Hojas”, “Flor de la Laguna” y “Cocuyo”, de cuya música y letra es autoría propia, comentó que el proyecto “Pata de Vaca”, este nombre en honor a una planta medicinal, fue creado para compartir sus conocimientos, ya que sumado a las presentaciones musicales se dedican a impartir talleres a niños, proyectos de hortalizas, crianza de aves de granja, así como realizar festivales culturales, y fandangos (Fiestas tradicionales donde la danza y la música se mezclan).

“Ahora con la tecnología, si nos abre la mente para el pensamiento, pero también hay cosas buenas y cosas malas, por eso buscamos que la comunidad se una, y los niños aprendan el Son Jarocho, ya que habla de la tierra y el campo, habla del bien, es una forma de vida”.

Explicó que a pesar que en algunos municipios sureños esta tradición jaranera es poco reconocida, se niega a perderse, ya que sus compañeros, al igual que otros músicos han conformado un movimiento mundial, que incluso hasta en Japón comienza a sonar.

Por último agradeció a todos sus compañeros de agrupación, a los promotores culturales, y sus vecinos de la comunidad, así como a su representante musical Job Hernández, el apoyo y fuerza para salir adelante, en todas las circunstancias, pero sobretodo dio gracias a Dios por haberle dado este don, el don de la jarana, el sonido de la esperanza y del amor.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *