Diversidad del conocimiento y aplicaciones reunió a miles de estudiantes en el tianguis de la ciencia

DSC_0121

La Página/Redacción

Morelia , Michoacán.- A lo largo del primer día de la XXIV Tianguis de la Ciencia, ubicado en el campus de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), grupos desde preescolar hasta bachillerato emprendieron largas caminatas por los pasillos de ciudad universitaria, llevando al frente a sus padres y profesores, para conocer de investigaciones y experimentos a través de breves explicaciones, maquetas, utilización de diversos instrumentos científicos, videos, charlas y juegos.
Con recuerdos del aprendizaje en mano: pequeñas plantas, dulces, juguetes, folletos, figuras de barro y yeso, botellitas con líquidos diversos, resultaba imposible que pudieran conocer en un solo día todos los stands instalados en pasillos y edificios los entusiastas visitantes que ya no sabían hacia dónde dirigirse por la cantidad de módulos por visitar.
En un pasillo, el alumno de cuarto semestre en Ingeniería Civil, Felipe Rodríguez, quien desea realizar un posgrado en sistemas eléctricos de potencia, ofrecía a los jóvenes tomarse varios de la mano para darles “toques” y que experimentaran el paso de la electricidad por el cuerpo. Pocos querían participar, hasta que se les explicó que el máximo que transmitía el instrumento eran 7 volts, cuando para encender un foco casero se requieren por lo menos 120 volts y que la mayor potencia que recibirían sería la equivalente al necesario para hacer funcionar un foco correspondiente al de un control remoto para televisor.
En otro punto, alumnos de primaria escuchaban la explicación de los sistemas de cristales en el material de construcción, por parte de alumnos en ingeniería civil, quienes con bloques de madera, popotes y bolas de unicel ejemplificaban a los pequeños las 14 formas en cómo pueden acomodarse las moléculas de estos materiales de construcción. Entre ellos Oscar Martinez Balvanera de sexto semestre en Ingeniería Civil, expresó que le gustaba trasmitir conocimientos a quienes se interesan por conocer sobre la forma en que se eligen los materiales para construir un puente o una carretera, en lo particular él piensa especializarse en Vías Terrestres.
Alumnos procedentes de la Facultad de Agrobiología ubicada en Uruapan, se trasladaron a Morelia para dar a conocer una alternativa para los agroquímicos, que en las últimas décadas han debilitado las tierras de cultivo, ya que “el 99% de las bacterias que existen en el suelo normalmente son benéficas para los animales y las plantas e intervienen en la calidad de los cultivos y tamaño del producto, por lo que al estar ausentes por pesticidas y químicos, hacen que los productos del campo tengan menos calidad”. El alumno Esteban Anguiano Aguilar de octavo semestre, se encuentra trabajando desde hace 3 años con un grupo coordinado por la Dra. Tzitziqui Chávez Bárcenas en la investigación y posible comercialización de packs de bacterias benéficas para fertilizar los cultivos, así como la utilización de hongos con el mismo fin. Para atender a sus pequeños visitantes contaban con juegos de memorama, lotería, rompecabezas y muestras de tierra con bacterias y lombrices para explicar la teoría de cómo pueden reemplazarse los agroquímicos.
 
Por parte de la Facultad de Fármacobiología, Itzireri Caro Molina explicaba el procedimiento de destilación simple para obtener aceites de las plantas con fines medicinales u ornamentales para aplicación dentro de las especialidades de farmacia, alimentos y medicina. Ella se interesa en la investigación de la biotecnología aplicada a los alimentos, para dar a los productos del campo michoacano un valor agregado.
 
Al mismo tiempo se presentaba en concierto en una explanada Bola Suriana, se daban clases de Zumba; en la Facultad de Arquitectura se tenían funciones de cine científico con la presencia de investigadores nicolaitas para comentar con el público asistente el contenido de los filmes. Se podía ver y experimentar con el microscopio electrónico ubicado en el Instituto de Investigaciones Metalúrgicas, donde también se simulaba la erupción de Goyito (volcán del Popocatépetl) con la explicación respectiva de las precauciones que deben tenerse ante una erupción de gases, lava o ceniza.
 
Entre globos, música, colores y alimentos diversos, niños y jóvenes muy entusiasmados pedían a los profesores tiempo para poder conocer más cosas y acudir a más módulos. A un lado de la Facultad de Arquitectura, la Policía Federal explicaba a unos jóvenes el entrenamiento de los perros que detectan drogas en vehículos: “a ningún perro se le hace adicto a las drogas, eso no sería ético, el entrenamiento consiste en darles un juguete desde pequeños que tiene olor a dólares, heroína, marihuana y cocaína, sin que entre en contacto con ellos. Para ellos el “cateo” de los vehículos y personas es un juego, ya que buscan su juguete y al encontrar el sitio donde se esconde el dinero o la droga se paran y apuntan”.
 
Presentes la Secretaría de los Jóvenes y de Salud en diversos módulos en donde se hablaba de cuidados prenatales, sexualidad, alimentación sana, repartían folletos y otro tipo de materiales a los jóvenes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *