La Página

Por JOEL ALEJANDRO ARELLANO TORRES

Catemaco, Veracruz.-Conservando una tradición familiar, que data desde hace cuatro décadas, Ángel Gabriel, un joven oriundo del municipio de Catemaco, ofrece cócteles de tegogolo, un molusco endémico de esta región de Los Tuxtlas, al sur del estado de Veracruz.

Tras su vitrina, en un puesto llamado: “La Sirenita”, “Gabo” corta en trozos, (previamente cuece y quita su tinta), a este singular animal invertebrado, “Pomace Patula” (nombre científico), para después bañarlo en salsa dulce, con pedazos de cebolla morada, jitomate, chile habanero, y cilandro.

Relató que para poder capturar a este molusco, un buzo puede tardar de cinco hasta siete horas, para obtener un kilogramo; Otros esperan, sin respetar su momento de desove, a que caiga la noche, para agarrarlos en rocas, o a la orilla de la Laguna de Catemaco, uno de los cuerpos de agua dulce más grandes de la entidad, que es rodeada por los ríos San Juan Michapan, Comoapan, San Andrés y Grande.

Reconoció que debido a la sequía, y los cazadores furtivos, que abastecen a los más de 150 puestos fijos y semifijos, e incluso hasta “cubeteros”, que llegan a ofertar tegogolos, de 300 hasta 500 pesos el kilo, no solo en Catemaco, sino en otras regiones veracruzanas. Lo que pone en riesgo actualmente a esta especie.

El nombre de Catemaco proviene del náhuatl Calli (Casas) y Tematli (quemar), es decir: “Lugar de casas quemadas”, nombre derivado de una de las erupciones del volcán San Martín, ubicado en las inmediaciones.