Impresionan en Villamar técnicas del Programa de Agricultura Sustentable

La Página

Villamar, Michoacán.- Tras los excelentes resultados del Programa Agricultura Sustentable, científicos y académicos impartieron un taller de capacitación en este municipio, para mostrar la forma como se le regresa la nutrición a los suelos con elaboración de extractos de lixiviados, así como otras técnicas para combatir plagas y enfermedades de manera natural.

Para llevar a cabo lo anterior, un equipo de funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Rural y Agroalimentario (Sedrua), encabezados por el director Obed Vicente Medécigo y el académico y científico doctor Gerardo Noriega Altamirano, se trasladaron a este municipio para continuar con las capacitaciones que se realizan a lo largo y ancho de la geografía michoacana.

Aquí, la capacitación para elaborar extractos de lixiviados, descompactar los suelos y generar condiciones para elevar la productividad en el campo, tuvo una excelente respuesta entre los productores de ese municipio de La Ciénega y contó con la presencia de autoridades ejidales y municipales.

El doctor Gerardo Noriega Altamirano dejó en claro que una de las principales preocupaciones del Gobierno del estado es restaurar el potencial productivo de las tierras michoacanas y optimizar al máximo el aprovechamiento de los recursos naturales de cada región.

Por lo anterior, expuso ante los asistentes a la charla que el 49 por ciento de los suelos agrícolas presentan problemas de compactación de los suelos, lo cual ocasiona una falta de oxigenación, que deriva en la pérdida de materia orgánica por factores como: el uso excesivo de agroquímicos y de maquinaria pesada.

Estos suelos compactados, abundó, presentan pérdida de níquel, por lo que no funciona una enzima que se llama nitrogenasa, de manera que la planta llama a los insectos a chuparla, y creen que se trata de una plaga y la intentan combatir con plaguicidas, cuando el problema en realidad, es que el suelo no tiene minerales esenciales para su oxigenación, como son el níquel o el cobalto.

Explicó también que la falta de metionina, generó un desbalance entre nitrógeno y azufre en los suelos, pues deben ser 10 partes de nitrógeno, por una de azufre, para que la planta por sí sola produzca metionina. Si no la hay, las plantas son vulnerables a hongos como el fusarium.

En vez de combatirle con fertilizantes químicos, les invitó a optar por alternativas sustentables y buscar enemigos naturales, para devolver la calidad a los suelos y estabilizar los niveles de metionina.

Enfatizó Noriega Altamirano, que la presencia de patógenos no se resuelve con plaguicidas, sino con una buena oxigenación de los suelos y realizó una exposición del tema, vaciando cobre, fierro, magnesio, silicio, manganeso y zinc, en un recipiente transparente con agua, y la reacción fue que se sedimentó y se precipitó, tomando una coloración turbia.

“Los agricultores le avientan a su tierra fertilizante y este se precipita, no lo puede aprovechar la planta, se tiene que disolver, y eso solamente lo hace la materia orgánica que en sus procesos de transformación, forma compuestos que se llaman carboxilos”.

Acto seguido, el agrónomo vació carboxilos en el recipiente, demostrando como en cuestión de segundos, se disuelven en el agua y le devuelven su transparencia.

Explicó que lo mismo ocurre con las tierras agrícolas, y a esa velocidad los microorganismos pueden disolver los patógenos de los suelos, que se forman ante la falta de oxígeno.

Luego de la exposición, vino la práctica de elaboración de lixiviados para descompactar los suelos, en donde se utilizaron materiales como desperdicios de naranja (ácido cítrico) y suero (ácido láctico), estiércol, melaza y levadura, con lo que se enfatizó el carácter sustentable del programa, pues propone aprovechar desperdicios cuyo destino actual son los basureros o las cañerías, situación que puede generar problemas de salud pública.

Luego de la exposición del especialista, vinieron las preguntas de los agricultores, que principalmente fueron en el sentido de saber, si se podía utilizar al mismo tiempo que agroquímicos o si se pueden conseguir esos insumos ya preparados, ante ello, el doctor Noriega insistió en la elaboración propia de los lixiviados y otros extractos orgánicos, pues los costos son realmente bajos y resuelven problemáticas que trascienden al campo.

El delegado de Sedrua en la región, Saúl Luviano Montalva, exhortó a los productores a aprovechar la capacitación y subrayó que ellos mismos puedan elaborar estos insumos, lo cual sin duda, bajará los costos de producción y aumentará la misma, que será hecha de forma más sana.

Por su parte, el presidente municipal de Villamar, Alfonso Bautista, agradeció al Gobernador Silvano Aureoles, y al titular de la Sedrua, Rubén Medina Niño, la capacitación para elaboración de compostas, lombricompostas, lixiviados y extractos orgánicos, para mejorar no sólo la productividad, sino también la calidad de los productos agroalimentarios.

Cabe recordar que el municipio de Villamar, participó el año pasado en el Programa Agricultura Sustentable, con el cultivo de maíz, cártamo, alfalfa, jitomate, trigo y chile, distribuidos en 325 hectáreas, y de acuerdo al extensionista de Sedrua en la región, Ramiro Campos, para este 2020, se prevé que se integren cultivos de cebollín, pepino, repollo, zarzamora, para alcanzar las 700 hectáreas de producción bajo modalidad agroecológica.

Finalmente, el doctor Gerardo Noriega Altamirano, hizo un llamado a los productores a no desaprovechar la iniciativa del Gobernador Silvano Aureoles Conejo para transitar gradualmente hacia una agricultura sustentable.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *