Se busca con tecnología del aprendizaje llevar educación a niños de zonas marginadas

Imagen 003
La Página/Redacción
Morelia, Michoacán.-Los niños de hoy son los líderes del mañana, y estos no se educarán memorizando datos sino creando procesos, descubriendo respuestas, expresó el Dr. Paul Kim, director de Tecnología y Vicedecano de la Escuela de Educación de la Universidad de Stanford desde el 2001, al impartir la conferencia “La Revolución digital y el empoderamiento de las comunidades indígenas”, en el Instituto de Investigaciones Históricas (IIH) de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).
Al inicio del encuentro, el Rector Salvador Jara Guerrero, recordó que en los úlitimos dos años se han estudiado en la universidad las posibilidades de ampliar la cobertura educativa a través de la educación virtual a distancia, proyecto que inició con profesores de preparatoria con una universidad en línea.
“Desde que conocí al Dr. Kim me sorprendió como un investigador que ha desarrollado todo un sistema educativo para empoderar grupos minoritarios en todo el mundo, difundiendo la diversidad de la cultura y logrando que entren en contacto niños sudamericanos, africanos, además de tener ya una experiencia en educación a través de la tecnología con niños de Aguascalientes y Baja California en México, de allí que le propusiéramos hacer un proyecto en Michoacán, que incluirá publicaciones conjuntas de su programa Las mil y una historias, de niños de la Meseta Purépecha”.
Añadió que para ese efecto el académico de Stanford Kim estará en los próximos días visitando los municipios de la Meseta con los dispositivos por él desarrollados, parecidos a un teléfono celular, con contenidos educativos y que permiten a los niños desarrollar su creatividad y comunicar sus ideas. De esta visita, detalló el Rector, podrá concretarse un convenio para que la UMSNH participe con el Dr. Kim, en donde además de las publicaciones donde los niños cuentan su historia individual, se incluya el aprendizaje de idiomas, difusión cultural en las comunidades indígenas michoacanas.
Por su parte, el investigador de la universidad de Stanford explicó que ha recorrido varios países de Africa, Sudamérica e India, principalmente comunidades marginadas y sin electricidad, con niños que nunca han ido a la escuela o leido un solo libro, o que han perdido la vista, y a partir de ello ha desarrollado tecnología en pequeños aparatos en los cuales ha programado información que permite a los niños aprender otro idioma, matemáticas, ciencias, agricultura y adaptar sus contenidos de acuerdo al medio en que viven.
“Este proyecto lo llamo la Cajita Feliz, ya que en ella puedo programar el contenido y la forma de que sea un adaptador para captar la señal web, Wi Fi que la captan los pequeños aparatos, parecidos a un celular común, en donde los niños tienen interacción con la web, con material de enseñanza subido a la red por los diseñadores de una página en donde cualquier persona puede crear su propio curso sobre cualquier materia”.
En el caso de México, Kim afirmó que está interesado en las comunidades indígenas y sus saberes, en lo que los niños puedan expresar y compartir con otros pequeños del mundo, “porque todos los niños son inteligentes, todos tienen preguntas, pero no están acostumbrados a preguntar, sino a aprender de memoria, eso no educa.
“Vivimos en un sistema educativo caduco, regalar computadoras o tablets no basta, porque los profesores no saben enseñar a través de estos dispositivos y cuando un niño, un estudiante de secundaria o de licenciatura pregunta a través de este método, entonces resulta que las preguntas implican conocimientos de política, geografía, historia, no es lo mismo preguntar ¿cuál es la capital de México? A preguntar ¿por qué el D.F. es la capital de México?”.
Los niños de hoy son los líderes del mañana, concluyó y los líderes no se educarán memoriznado datos sino creando procesos, descubriendo respuestas, “muchos han vivido la violencia y por tanto trabajarán por la paz, por el entendimiento y por el perdón. Mi proyecto no tiene qué ver con una política determinada, sino por el acceso a la educación equitativo, creativo, formador del individuo y la conciencia de que en la diversidad mundial puede trabajarse por la paz y la igualdad”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *