Por ANA MARÍA CANO

Morelia, Michoacán.- Arturo Hernández, diputado panista, es un ciudadano de Tangancícuaro, licenciado en Diseño Gráfico, cuenta con una maestría en Administración y sigue preparándose al cursar un diplomado en Campañas Políticas y una maestría.

Dice le ha tocado empezar su carrera desde abajo como muchos michoacanos que son migrantes, de esfuerzo y sacrificio. Tuvo la oportunidad de estudiar gracias al trabajo de su padre que se desempeñaba como tianguista.

“En mi casa somos seis de familia, tres de mis hermanos están en Estados Unidos, y los otros tres aquí en Michoacán. Y como la mayoría de las familias nos ha tocado sacrificarnos, migrar; no es sencillo pero hemos buscado la manera de salir adelante”.

En una etapa de su vida, dijo, tuvo que estar en el seminario, la cual lo formó ya que le enseñó a tener disciplina, a hacer las cosas bien y de manera ordenada, a cumplir con sus compromisos y ser puntual.

Soy, continúo, muy feliz en mi matrimonio, tengo una niña pequeña de ocho años, es mi motor de vida. Todo mi esfuerzo lo pongo con mucho empeño en mi labor como legislador.

Fue presidente municipal de su municipio donde dijo, hizo un buen trabajo que le ayudó a ganar la diputación que hoy día desempeña.

Dijo que a pesar de la complicación que ha traído el tema de la pandemia, no se pueden relajar ni tirarse la hamaca, por lo que hay que trabajar y con ello rendir cuentas, ya que la labor principal de un diputado es hacer leyes.

“Lo que hacemos como diputados es ver cómo esas leyes beneficia a los ciudadanos y la segunda, a parte de legislar y hacer leyes, hay que hacer labores de gestión y tiene uno que estar cerca de los ciudadanos para conocer sus necesidades”.

En lo que se refiera a la generación de leyes, dijo encontrarse contento y satisfecho ya que ha hecho cosas muy trascendentes como propuestas en el propio Congreso como en la Comisión de Hacienda que preside donde han tocado temas puntuales.

“En esta Comisión hicimos cosas muy trascendentes, puedo hablar de la desincorporación de los bienes inmuebles del Congreso del Estado que tienen un valor de 600 millones de pesos, esto lo propusimos desde la Comisión de Hacienda, y de la de Desarrollo Urbano para asignar ese dinero en beneficio de los ciudadanos”.

Con la desincorporación de esos bienes, el dinero obtenido se pudo destinar para apoyo de medicamentos, asignar recursos para de las pequeñas y medianas empresas, así como en beneficios de otros programas como alimentarios.

Pero también algo muy importante, prosiguió, se pusieron de acuerdo con diversas Comisiones como la de Presupuesto y Transporte para presentar un dictamen para no cobrar todo lo atrasado que la gente pueda deber como multas y recargos por tener una motocicleta, solo pagará lo correspondiente para quedar al corriente y con ello se tendrá un padrón confiable.

“Hoy con el tema de la pandemia estamos obligados a realizar acciones que beneficien a los michoacanos. Algo más que hemos hecho son propuestas como la que el gobernador del Estado no pueda mover el presupuesto a diestra y siniestra, porque luego dinero que iba para un ramo, terminaba en otro”.

Una propuesta más es que el gobernador no pueda condonar impuestos a amigos y empresarios por compromisos, y una más que consideró muy valiosa es la de dignificar y hacer sustentable el tema del aguacate, por lo que por cada 10 hectáreas de cultivo se va a tener que reponer una en reforestación de bosque, por lo que en unos 10 años, lo que hoy se tiene de huertas se va a tener de bosque.

Otra iniciativa que está trabajando es en el tema de la Ley Indígena Integral, en Michoacán, consideró, están en deuda con los pueblos indígenas originarios. Por cada 10 indígenas, cinco no tienen los servicios básicos, señaló.

“Si realmente queremos ayudar a los michoacanos, no es cobrándoles más impuestos, es que el gobierno aprenda a vivir con lo que se tiene, necesitamos avanzar con lo que contamos”.

.

Print Friendly, PDF & Email