Una de Vaqueros…

Una de Vaqueros. . .Una de vaqueros

Por Arturo García Gaytán.
Cambió el formato pero no la esencia. El segundo informe del gobernador Fausto Vallejo Figueroa, pasó por algodones, con las condiciones precisas para que los actores políticos marcaran una tregua y, el gobierno actuara con mesura y se centrara, como lo hizo, en una propuesta extemporánea pero bien intencionada.
Lo del Congreso del Estado fue mero trámite, el acto político se centró en Palacio de Gobierno, donde la crema y nata se reunió para mandar un mensaje de unidad y concordia, propio para leer entre líneas y reinventar el agua hervida, pues luego de acumular crisis, la sociedad requerimos de propuestas y soluciones de mediano a corto plazo y no recetas mágicas.
Algo que resalta es la nula capacidad de organizar del Poder Legislativo, específicamente en el área de comunicación social, que, al parecer, se siente su titular desplazado por los jefes de prensa de cada bancada, pues renunció anticipadamente a ser útil a los representantes de los medios.
Sabiendo de antemano lo anteriormente escrito, se buscó acreditarse 24 horas antes y la respuesta fue negativa, pues no estaban preparados, avisaron que entre 9 y 10 de la mañana del día del evento, algo estúpido, pues prensa del Poder Ejecutivo entregó acreditaciones para su evento a la misma hora.
Ahí estaban varios colegas cual limosneros batallando con personal de seguridad de dios sabe dónde, pues del congreso no eran, pues no alcanzaron las acreditaciones, mientras unos llevaron pase al Pleno a otros los mandaron a la sala de prensa, vaya, un desmadre perfectamente organizado.
Total, si cada bancada va a manejar su imagen pública y dar al traste con la institucionalidad, va siendo hora de reubicar o despedir a tanta gente que cobra con carga a comunicación social y no hace nada, total, el que paga manda y para lo que hacen no merecen estar en nómina.
Qué lejos están los tiempos en que se mandó a componer un corrido, en que salía de gira por el Distrito haciéndose acompañar del ex gobernador Ausencio Chávez Hernández (le inauguró la casa de gestión), las heridas de los accidentes por manejar en estado etílico ya sanaron, también las del atropellado en Camelinas con motocicleta.
Ahora, disfrutando de los 15 minutos de fama que ofrece el destino se victimiza a nivel nacional, argumentando que su honradez, transparencia y vocación de servicio no alcanzaron que los malandrines de las guardias comunitarias le dejaran gobernar, y no obstante, los sigue retando anunciando una licencia de 60 días, vaya tela de gente.
Dos puntos para comparar, pues los dos se sienten candidatos perredistas a la gubernatura, el primero, nació, creció y seguramente se retirará a la sombra de Godoy, el otro se mimetiza y repta según su interés, al llegar al informe, Silvano fue recibido como El Divo del Oriente, el otro, el enano, Calderón Torreblanca, pasó inadvertido, no basta tener dinero a manos llenas, hay que saber gastarlo.
La tierra caliente, con el perdón de todos, no es Michoacán, y en los últimos meses se habla de esta región como el corazón de nuestro amado estado y no, no son celos ni nada por el estilo, es simplemente ubicarnos en la geopolítica y dimensionar para después priorizar, pues mientras ejército, marina y federales limpian de la mano de los comunitarios por allá, en la capital del estado se acumulan los cadáveres.
Morelia, capital y caja de resonancia de la vida del estado se ha convertido en el vertedero de cuerpos humanos y de homicidios sin resolver  más grande del centro occidente del país, y nadie hace nada, la policía capitalina es un adorno demasiado oneroso para una sociedad lo suficientemente harta de tanta violencia ejercida en su contra.
Por eso, la pregunta brinca: ¿y Morelia, cuándo? Y no nada más en su cuerpo policiaco, igual deben husmear en la estructura del ayuntamiento, en Obras Públicas, por ahí en la unidad técnica, desde donde se protege y cubren actos ilícitos y violaciones a los reglamentos municipales. El buen juez, por la capital comienza.
Mientras tanto, el que anda desatado pagando comidas, botellas y convites, es el ex tesorero municipal Carlitos Río Valencia, quien en sus ansias de ser candidato a la presidencia municipal de Morelia invita a quien se deja para que escuche sus dislates, total, muy su lana, de eso a que prosperen sus aspiraciones dista muuucho.
La huelga en el Poder Judicial no fue cosa del presidente ni del Consejo que administra la vida administrativa del Tribunal, hay un liderzuelo que no respeta su palabra ni a sus agremiados, de tal manera que con sus ambigüedades enfrascó a toda la estructura de impartición de justicia en una huelga ociosa. Vaya tipo.
José Chon Orihuela no cabe en su propia estupidez, no genera nota por sí mismo, de tal manera que ocupa montarse en las declaraciones, dichos y referencias del presidente Enrique Peña Nieto, si éste va a ser gobernador, aunque sea por dos minutos, estamos jodidos todos ustedes.
Para mayores informes sobre estas colaboraciones y contactos directos:
http://artufo66.tripod.com
http://laguadania.tripod.com
http://pandemiaradio.listen2myradio.com
en twitter: @arturo_ggaytan
en facebook: Arturo García Gaytán

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *