Una de vaqueros…Por Arturo García Gaytán

Una de Vaqueros. . .Una de vaqueros

Por Arturo García Gaytán.
Salvador Vega Casillas, tú también eres un farsante. Parece estar de moda entre los politiquillos de cualquier partido exhibir su trasfondo sicológico de manera vergonzosa, y este panista venido a menos es un ejemplar que no escapa al análisis y escrutinio de sus peroratas y pobre desempeño público.
Sin trascendencia política, salvo ser diputado local y federal, siempre vía plurinominal, el gallito se empeña en intentar construir una imagen de un político triunfador y solvente moral y éticamente, cuando en las urnas nunca ha ganado nada y gracias a La Gladys, su esposa, se cubrió de escarnio.
Dice su biografía en Wikipedia: “en 2003 fue electo Diputado Federal plurinominal a la LIX Legislatura” ¿Electo plurinominal? El ahora senador tampoco es capaz de generar una propuesta concreta, un puente que lo ligue con los michoacanos y no de la élite donde cree pertenecer.
Su última ocurrencia va de la mano de la incapacidad de quienes administran la miseria en nuestro amado Michoacán, al referir que habrá de cobrar nuevamente el impuesto a la tenencia vehicular para, según ellos, palear la severa crisis económica que padecemos.
Enseguida, presa de un ataque de oportunismo y arribismo, el gallito Vega mandó colocar anuncios espectaculares mostrando su oposición a tal medida, pagó inserciones y duplicó su presencia en medios electrónicos, el gallito es de los que se soba antes de caer, no puede crear un tema, una propuesta siquiera para cimentar su plataforma política.
Un ente tan limitado apenas y para ser premiado por sus mecenas con cargos plurinominales, si acaso, de ahí a buscar ser gobernador no le va, por eso, justo es manifestarlo tal cual se observa: Salvador Vega Casillas, eres un fraude.
La denuncia presentada por Alfonso Martínez Alcázar es contundente y bastante severa, pues involucra al jefe estatal panista y un trabajo deficiente en el manejo de la afiliación albiazul a sus filas, lo que conlleva connotaciones políticas y legales del orden penal.
La respuesta no se hizo esperar, aunque desgraciadamente no fue lo enteramente convincente, pues lejos de aclarar y desmentir, se embistió con descalificaciones y acusaciones sin pruebas, por lo que El Ratón Miguelito está obligado a probar, así como lo acusaron: con papeles en mano, de lo contrario, está en riesgo su cargo.
Lamentable que de parte de quienes pretenden administrar la miseria en Michoacán no seamos más que un ato de sumisos vasallos dispuestos a tragarnos todas las injusticias que vierten sobre nuestras personas, propiedades y familias, utilizando toda la estructura del Estado utilizando para ello la procuraduría general de justicia del estado y la secretaría de seguridad pública.
Las redes sociales rebosan de denuncias ciudadanas y experiencias de personas que han sido víctimas de policías formales, informales y de dudosa procedencia que golpean, secuestran y, sobre todo, siembran droga en los cacheos para después extorsionar a la gente.
Resulta que una propietaria de una tienda de conveniencia, de esas que ni hay en las colonias de Morelia, se apersonó a denunciar que en el lapso de un mes, treinta días, su establecimiento fue objeto de ocho robos, en los últimos tres, se dio cuenta de que los rateros abordaban vehículos pintados y balizados como patrullas.
El agente del ministerio público en turno recibió la declaración, la dama y su marido abandonaron las instalaciones y cuenta que no habían circulado ni medio kilómetro, cuando fueron detenidos por elementos de la policía ministerial, quienes los bajaron de su vehículo con lijo de violencia.
Ella y su marido son personas mayores, no obstante, fueron esposados y subidos con maltrato a una patrulla donde los cachearon y, sorpresa, resulta que ella en su bolsa llevaba cinco grapas de cocaína y su esposo en el bolsillo del pantalón una bolsa de mariguana.
La pareja cayó en desesperación y para no ser consignados soltaron doscientos cincuenta mil pesos, sin deberla ni temerla, siendo objeto de vejaciones, maltrato e intimidaciones de parte de quienes se supone son responsables de cuidarnos. Vaya tela.
Por más que intentan legitimarse, los perredistas no dan pie con bola intentando sanear y maquillar la selección de sus candidatos para las próximas elecciones, dejando constancia de su singular manera de hacer política: golpeando, agandallando y dejando un pestilente rastro de suciedad.
Como preámbulo, una suma de miserias que lejos de espantar dan risa, lástima, pues quienes se agruparon para contener la escalada del Silviano y sus malos modos de hacer política, algo así como un Todos Contra Silviano, lo cual, lejos de causar temor o siquiera una reflexión, causa hilaridad.
La suma de tantas miserias, entre ellas las del porro Morongas, entre otros, robustece e infla la imagen de Aureoles Conejo, como si fuera un trabuco que merece ser aplastado, siendo que, como ya apuntamos, es un farsante, con mucho dinero, pero un farsante. Ni hablar, así son las izquierdas.
Primero fue Yeyo Camacho, luego Mirella Guzmán, ¿quién sigue? La ex secretaria de la Mujer? ¿acaso la ex titular de políticas sociales? O pudiera ser el que llevara la secretaría de gobierno, es un amplio abanico de posibilidades, pues los tres ex funcionarios y hoy flamantes diputados locales plurinominales, tuvieron recursos en sus manos, y ni así pudieron hacer ganar a su candidato.
Fíjense que suave.

En Veracruz Duarte mata periodistas a balazos,

en Michoacán nos quieren matar de inanición…

 Para una comunicación directa te doy las siguientes opciones:
 
http://laguadania.tripod.com
http://pandemiaradio.listen2myradio.com
http://periodistarural.blogspot.mx/
en twitter: @arturo_ggaytan
en facebook: Arturo García Gaytán

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *