Viernes de Película: “Blade Runner”. Por Andrés

La Página

Por JUAN ANDRÉS NÚÑEZ LÓPEZ

Sinopsis:

En la ciudad de Los Ángeles del 2019, en una realidad alterna distópica, el blade runner Rick Deckard, es llamado a salir del retiro para “retirar” a cuatro replicantes (androides) que han escapado para buscar a su creador, en búsqueda de poder alargar su corto tiempo de vida.

Mucha gente piensa que Blade Runner (90% Rotten Tomatoes) es una película que odias o que amas. Y eso es una conversación interesante. Yo me encuentro en el último grupo. Y, aún debido a que sigo muy familiarizado con el género ciberpunk debido al lanzamiento del videojuego Cyberpunk 2077 la semana pasada, me parece una buena oportunidad para recomendar una película más que está en sintonía con el mencionado juego, y con la recomendación de la semana pasada, Ghost in the Shell.

Blade Runner es una película de ciencia ficción y drama, protagonizada por Harrison Ford, dirigida por Ridley Scott y lanzada en el año 1982. En su lanzamiento original, la película recibió críticas mixtas. Unos se mostraron confundidos y decepcionados de que no tuviese el ritmo narrativo que se esperaba de una película de acción, mientras otros apreciaban su ambientación y complejidad temática. La película no obtuvo buenos resultados de taquilla en los cines norteamericanos, pero fue posteriormente revalorizada en el mercado doméstico hasta convertirse en una película de culto, siendo considerada una de las mejores películas de ciencia ficción y una precursora del género ciberpunk. Más adelante hablaremos (otra vez) sobre el ciberpunk.

La historia se centra alrededor del Blade Runner retirado Rick Deckard (Harrison Ford). Este se encuentra en un bar de sushi. Cuando es localizado por Gaff (Edward James Olmos). Este le indica que el capitán Bryant (M. Emmet Walsh), su antiguo jefe, quiere verle. Dubitativo, se encuentra con Bryant, quien le informa que la reciente fuga de replicantes (androides) Nexus-6 es la peor hasta el momento. Bryant describe los replicantes a Deckard: Roy Batty (Rutger Hauer) es un soldado y el líder del grupo, León es soldado y obrero, Zhora (Joanna Cassidy) fue entrenada para una patrulla de detención de criminales en el mundo exterior, y Pris (Daryl Hannah) es un «modelo básico de placer». Bryant también le explica que el modelo Nexus-6 tiene una vida limitada a cuatro años como salvaguarda contra su desarrollo emocional inestable.

La misión de Rick es encontrar y “retirar” a los cuatro replicantes. A continuación, Deckard es acompañado por Gaff a la Tyrell Corporation para comprobar que el test Voight-Kampff funciona con los modelos Nexus-6. Ahí, Deckard descubre que Rachael (Sean Young), la joven secretaria de Tyrell (Joe Turkel) es una replicante experimental, con recuerdos implantados de la sobrina de Tyrell que le permiten contar con una base emocional, a pesar de que ella cree que es humana.

Es complicado hacer un resumen del inicio de esta historia, ya que es algo cargada en información, pues suceden varias cosas a la vez, así que lo dejaré aquí.

Blade Runner fue patrocinada principalmente como una película de acción, pero la verdad (para sorpresa de muchos espectadores en aquel entonces) es que maneja bastantes temas del género dramático. Como mencioné antes, es considerada una de las obras fundamentales del género ciberpunk. contiene y explora convenciones como la mujer fatal, la cuestionable perspectiva moral del héroe (extendida aquí para incluir la naturaleza de su propia humanidad) o la fotografía densa.

El ciberpunk, como mencioné en la recomendación anterior, sobre Ghost in the Shell, es un subgénero de la ciencia ficción, conocido por reflejar visiones distópicas del futuro en las cuales se combinan la tecnología avanzada con un bajo nivel de vida. En las tramas del género ciberpunk, el argumento suele estar centrado en los hipotéticos conflictos entre hackers, inteligencias artificiales y megacorporaciones, todo ello situado en un futuro cercano del planeta Tierra. Por otro lado, otros elementos menos importantes pero a la vez, bastante característicos del ciberpunk, es su estética, la cual se caracteriza por ciudades llenas de tecnología, cientos de anuncios luminosos, contaminación, gran diversidad cultural de la población, entre otros. Blade Runner es una de las obras principales de este género en el cine live action. Y aunque considero que es algo que funciona mejor siendo utilizado en la animación japonesa; cuando se utiliza en el cine “real”, de verdad es impresionante ver esos escenarios y esas imágenes.

Por otro lado, creo que Blade Runner no es tan densa en cuestiones filosóficas como Ghost in the Shell; aunque no se queda completamente atrás. Pareciera que se aproxima a esas temáticas desde enfoques diferentes: Por un lado, la película maneja el romance entre el protagonista, Rick, y la replicante Rachel, de una manera bastante interesante. Por otro lado, hace un manejo interesantísimo tanto del héroe protagonista, como del que aparentemente es el villano.

De una manera parecida a otros de mis protagonistas preferidos, como Mad Max; Rick es mostrado como alguien retirado, cansado y muy vulnerable. Sufre heridas fuertes y en cierto momento de la película, de plano huye en lugar de enfrentar a su contrincante. Todo esto después de que la película ya establecía la duda existencial acerca de la misma humanidad de Rick.

Y el antagonista, Roy (Rutger Hauer). Recibe también un trato muy especial. La historia parte del hecho de que Roy es un replicante (androide) abre una interesante reflexión acerca de temas como las implicaciones en la ética y la filosofía de la mente. O lo que muchos consideran como el elemento temático central de Blade Runner: examinar la condición humana. Especialmente en ese final tan profundo.

No debo olvidar mencionar la excelente música a cargo de Vangelis, que acompaña de manera perfecta a cada escena.

Por otro lado, la película es tan particular, y ha generado tal conversación, que hasta la gente implicada en ella ha mostrado distintos puntos de vista al respecto. La película cuenta con el impresionante número de siete versiones:

  • Dos versiones de trabajo: la Workprint y la San Diego Sneak Preview, mostradas únicamente en preestrenos de audiencias y ocasionalmente en festivales de cine; una de estas versiones, la Workprint, fue vuelta a exhibir en 1990 y 1991 como un Director’s Cut sin la aprobación de Ridley Scott.
  • La versión de estreno para los cines estadounidenses (Domestic Cut) de 1982.
  • El montaje internacional (International Cut) de 1982, versión que se estrenó en el resto del mundo y contenía más violencia gráfica que la estrenada en Estados Unidos. Apareció en VHS y Laserdisc de Criterion Collection.
  • La versión para televisión en Estados Unidos (US Broadcast Version) de 1986, versión realizada por CBS editando sus contenidos ofensivos.
  • El aprobado montaje del director (Director’s Cut) de 1992, incitado por la edición desautorizada de la Workprint. Coincidiendo con el 10.º aniversario, se proyectó en cines, y posteriormente se editó en VHS, Laserdisc y DVD.
  • El montaje final (Final Cut) de 2007, única versión bajo el control artístico completo de Scott. Coincidiendo con el 25.º aniversario, se realizó esta versión restaurada a partir de los negativos originales y con una nueva mezcla de sonido, siendo proyectada en cines y editada en DVD, HD DVD y Blu-ray.

Las versiones de 1982 incluyen un “final feliz” y una narración de voz en off durante todo el transcurso, por Harrison Ford. Algo que él mismo odio y que (dicen los rumores), intentó sabotear, realizando un mal desempeño deliberadamente. Aunque más tarde Ford declaró que no fue intencional. En 1990, Warner Bros. permitió brevemente reproducir en cines una copia de 70 mm de la película (el Workprint), anunciándose como un Director’s Cut (montaje del director). Sin embargo, Ridley Scott negó públicamente que esa versión de la película fuera el definitivo Director’s Cut, argumentando que fue editada toscamente y que carecía de gran parte de la banda sonora de Vangelis. En parte como resultado de esas quejas, Scott fue invitado de nuevo a mediados de 2000 para ayudar a realizar una versión definitiva y final de la película con la producción de Charles de Lauzirika, siendo parcialmente completada a mediados de 2001.

Estoy omitiendo varias cosas, y podría seguir hablando durante horas acerca de las diferencias entre cada versión, y de las opiniones del director y de Harrison Ford (especialmente considerando que Ford es una persona de mecha bastante corta). Pero ese no es el objetivo de esta recomendación. Para resumir, debo mencionar que si te interesa esta película, busques la versión “Final Cut”.

Blade Runner es una película muy bella que a algunos puede llevar hasta las lágrimas. Tuve la linda coincidencia de verla con mi novia muy cerca del 19 de noviembre del 2019, que coincide con el día en el que transcurren los eventos de la película, en esa realidad alterna y futuro distópico.

De cualquier manera, Blade Runner es una excelente película, muy atmosférica, profunda, bella y con buenos elementos de acción (aunque pocos). Y la puedo recomendar a todos. Aunque cabe recordar algo que mencioné al inicio: Esta es una película que odias, o que amas. Espero que con esta recomendación, le des una oportunidad, y que la ames.

Director: Ridley Scott.

Título en español: Blade Runner (en algunos países El cazador implacable).

Géneros: Ciencia ficción, drama, acción.

Clasificación: B-15. Desnudos. Violencia.

Duración: 117 mins.

Países: Estados Unidos, Hong Kong, Reino Unido.

Idiomas: Inglés, japonés.

*Juan Andrés Núñez López. Es un estudiante Nicolaita. Desde muy joven ha tenido interés en el cine, la tecnología y los videojuegos. Actualmente estudia Ingeniería en Computación y hace crítica aficionada de cine, con el objetivo de observar, aprender y recomendar

One comment

  1. En esta ocasión reseñas la que considero la joya de la corona de la filmoteca que se precie de tener lo mejor de lo mejor y seguro estoy que ésta ocupa un lugar especial en el Olimpo.
    La historia y su trama, los personajes y sus intérpretes, la música, la atmósfera, todo es una pléyade asertiva.
    Las dos son, sin temor a equivocarme, material de estudio para los que “semos cineastas de bolsillo” o ya de a jodido son joyas para el disfrute ocasional y nostálgico de los cinéfilos, aquí si cabemos todos y a los que no las han visto: ¡súbanle, hay lugares!
    Gracias por tu magnífica reseña y mejor recomendación.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *