Viernes de Película: “Die Hard”. Por Andrés

La Página

Por JUAN ANDRÉS NÚÑEZ LÓPEZ

Sinopsis: El policía perteneciente al Cuerpo de Policía de Nueva York, John McClane, tiene un plan para reconciliarse con su esposa. Pero el plan se interrumpe cuando, minutos después de llegar a la oficina de esta, el edificio entero es capturado por un grupo de terroristas. Con un poco de ayuda de la Policía de Los Ángeles, el intrépido y carismático McClane se dispone a rescatar a los rehenes y abatir a los malos, por sí mismo.

Existe un tema recurrente y muy gracioso en la comunidad en línea de fans del cine. Es conocido que una película “navideña”, por lo regular, debería tratar temas relacionados con la Navidad, y suena un poco obvio, de hecho. Ya sea algo relacionado con el verdadero propósito de esta celebración, es decir, el nacimiento de Jesús, o por otro lado, también puede ser válido que la película en cuestión aborde la atmósfera general y la temática navideña que predomina en la cultura pop norteamericana, como es el caso de algunos clásicos modernos (aunque ya con algunos años), como por ejemplo: Mi Pobre Angelito 1 y 2, Elf, El Grinch y El Extraño Mundo de Jack. Por otro lado, hay un grupo de personas que pensamos que Die Hard (Duro de Matar), es una película navideña, aunque sea una película con bastante violencia y muertes, pero cuya historia se desarrolla durante la Noche Buena. Y es algo gracioso de pensar. Es un detalle pequeño e insignificante pero al menos me hace reír un poco.

Die Hard, es una película de acción, del año 1988, protagonizada por Bruce Willis y dirigida por John McTiernan. Está basada en la novela Nothing Lasts Forever (1979) de Roderick Thorp.

La historia sigue al oficial fuera de servicio del Departamento de Policía de Nueva York John McClane (Bruce Willis) mientras se enfrenta a un grupo de criminales altamente organizados liderados por Hans Gruber (Alan Rickman), que realizan un atraco en un rascacielos de Los Ángeles bajo el pretexto de un ataque terrorista utilizando a rehenes, incluyendo a la esposa de McClane, Holly Gennaro (Bonnie Bedelia), para mantener a raya a la policía.

Die Hard se siente un poco más larga en duración de lo que me gustaría, pero intenta acercarse a la historia desde distintos ángulos. Mientras que otras películas se centran en mayor proporción a la perspectiva del héroe, en esta película tanto el héroe, como el grupo dirigido por el villano tienen bastante tiempo en escena. Sin olvidarnos del oficial de policía Al Powell (Reginald VelJohnson) que hace lo posible por auxiliar a John comunicándose por radio. También, se muestra un poco de las actividades de la prensa de la ciudad de Los Ángeles, tratando de sacar nota de los eventos.

Como has leído otras de mis recomendaciones (de películas de acción, para ser más específicos), podrás haber notado que tengo un mayor gusto por los protagonistas que son mostrados de una manera más vulnerable. Tal fue el caso de Mad Max, el cual, como mencioné en su respectiva recomendación, es un hombre de 25 años (en la primera entrega de Mad Max) que es mostrado en su historia como un personaje de acción frágil, el cual fue herido en su rodilla y arrastra con esa lesión por las siguientes tres películas de la saga.

John McClane es un personaje un poco diferente. Creo que es reflejado como un policía bastante común, que se encontraba en el lugar equivocado, en el momento equivocado. Los eventos de la historia y la manera en la que John actúa, me hacen creer que simplemente reaccionó de la mejor manera que pudo, con las herramientas que tenía. Durante la mayor parte de la acción, John mostraba miedo y ansiedad, pero también se mantenía dispuesto a hacer lo necesario. Es mostrado como un humano frágil que puede sufrir heridas, y que de hecho termina bastante herido (aún más que Mad Max), pero al mismo tiempo está lejos de comportarse como un John Rambo o un John Matrix (Commando).

Por otro lado, el villano principal y líder de la banda de delincuentes, Hans Gruber, es interpretado por Alan Rickman que realiza un papel genial. Muy convincente, carismático y divertido de ver, por lo intimidante y cuidadoso que es. Hans es un personaje muy diferente a John McClane. John es ruidoso e impulsivo, mientras que Hans es frío y calculador. Es una pareja de opuestos muy entretenida de observar.

Die Hard no es una película que nos muestre una sobresaliente calidad en cinematografía, y de hecho, tiene algunos pequeños detalles que me distraen un poco, como la puntería de los maleantes y el hecho de que al parecer, todos cargan con armas con munición infinita. También, como mencionaba hace algunos párrafos, creo que la duración total podría ser aproximadamente 15 minutos más corta.

Aún así, es todo un espectáculo de ver. Es divertida, entretenida y reconfortante, simplemente se siente bien al verla. Y por eso es una de mis películas de navidad favoritas. La recomiendo a todos y… ¡Les deseo una muy feliz Navidad!

Director: John McTiernan.

Título en español: Duro de Matar (en España La Jungla de Cristal).

Géneros: Acción, thriller, crimen.

Clasificación: B-15. Violencia, desnudos leves.

Duración: 131 mins.

Países: Estados Unidos.

Idiomas: Inglés, Alemán.

*Juan Andrés Núñez López. Es un estudiante Nicolaita. Desde muy joven ha tenido interés en el cine, la tecnología y los videojuegos. Actualmente estudia Ingeniería en Computación y hace crítica aficionada de cine, con el objetivo de observar, aprender y recomendar

One comment

  1. Willis y la franquicia funcionan muy bien, sus varias entregas tienen dosificados los ingredientes para una buena película, tal es el caso de la trama y su “timing”, entiéndase ritmo, ambos conceptos son dificilísimos de empatar cuando se consiguen reunir o peor aún, son más difíciles de encontrar y se quieren empatar sin estar firmes uno u otro, incluso ha habido quienes se han atrevido a realizar “obras” careciendo de estos elementos, créanme hay muchas pero citaré dos o tres: las de los hermanos Almohada (Almada para los puristas) y las de nuestra gloria nacional, Rosa Gloria Chagoyán es decir Lola La Trailera.
    Toda comparación es mala, máxime cuando se trata de producciones tan discímbolas pero caben ya que es innegable que Duro de Petatear marcó un antes y un después.
    Habremos de volver a verlas.
    Gracias por la reseña y recomendación.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *