“Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía…” Por Ignacio Hurtado Gómez

Sin duda, somos una sociedad llena de reclamos, de exigencias, de insatisfacciones. No necesariamente de ahora, sino desde hace varios ayeres. Algunas son permanentes, otras se han venido sumando, y otras han crecido con el paso de los tiempos. Pocas han sido realmente atendidas.

La mayoría legitimas, pero pocas con la fuerza que en los últimos días ha tenido alrededor del mundo, el performance chileno “un violador en tu camino”, y que igual lo corean europeas, que latinoamericanas, jóvenes de escuelas públicas y privadas, igual con pañoleta verde o morada, pero en lo general, es indudable que se ha convertido en un verdadero himno mundial contra la violencia de género en contra de las mujeres, por el solo hecho de ser mujeres.

El patriarcado es un juez,

que nos juzga por nacer

y nuestro castigo

es la violencia que no ves.

El patriarcado es un juez,

que nos juzga por nacer

y nuestro castigo

es la violencia que ya ves.

Es feminicidio

Impunidad para el asesino

Es la desaparición

Es la violación

Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía

Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía

Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía

Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía

El violador eras tú

El violador eres tú

Son los pacos (policías)

Los jueces

El estado

El presidente

El estado opresor es un macho violador

El estado opresor es un macho violador

El violador eras tú

El violador eres tú

Duerme tranquila niña inocente, sin preocuparte del bandolero,

que por tus sueños dulce y sonriente vela tu amante carabinero.

El violador eres tú

El violador eres tú

El violador eres tú

El violador eres tú

Por supuesto que es una letra cargada de simbolismo, y que cada país ha venido adaptando con pequeños ajustes a su realidad. Los propios movimientos también tienen su significado. El bailar en libertad con los ojos vendados también lo es. La misma vestimenta provocadora igual. Todo en sí, es un reclamo a lo que no se ha querido ver. Es un señalamiento directo y una exigencia incuestionable.

El violador eres tú. Quienes hemos cerrado los ojos. Quienes hemos silenciado la voz en lugar de sumarnos al justo reclamo. Quienes absurdamente creemos que nuestras hijas no pueden llegar a ser víctimas. Quienes con nuestra indiferencia les estamos negando un mundo mejor, sin violencia, con respeto y libertad.

El violador es quien no se toma en serio los derechos, quien descalifica con un absurdo “feminazi”, y hasta quien prefiere borrar las manchas en lugar de las lágrimas de inocentes.

Es cierto, la culpa no es de ellas, tampoco de dónde estaban, menos aún por cómo vestían. Pero sobre todo, la culpa no es de ellas, por defender su dignidad, sus derechos y su libertad. Claro que su culpa no es por exigir lo que se ha dejado de hacer. Por supuesto que su culpa no es por señalar al sistema que no ha querido escuchar, ni ver. O por hacerse como que no saben lo que hacen. No lo es tampoco, por cuestionar al juez que reclasifica para liberar, ni por cuestionar al Estado como una forma de organización social que ha dejado de hacer, que se ha replegado.

No. La culpa no es de ellas, y los violadores somos todos. Porque no hemos defendido, no hemos protegido, no hemos prevenido. Somos violadores porque hemos profanado lo sagrado, porque nos hemos callado. Por indiferentes, por no indignarnos. Porque no hemos exigido, porque creemos que no es nuestro asunto, porque no hemos sabido desempoderarnos. La culpa es de todos.

Es cierto, la culpa no es de ellas, y menos aún por exigir respeto a sus derechos y a su dignidad. Y mucho menos por buscar construir un mundo mejor para todos. Al tiempo.

————————–

* Ignacio Hurtado Gómez.  Es egresado de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, donde ejerce también la docencia. Ha sido asesor del IFE (ahora INE); ex magistrado del Tribunal Electoral del Estado de Michoacán.

Para una comunicación directa te dejo las siguientes opciones: @nachoelectoralihurtadomx@hotmail.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *