Por VERÓNICA TORRES MEDRANO


Morelia, Michoacán.- Ángeles caídos del cielo, filas que no fueron kilométricas, juegos, risas y mucha plática es lo que se ha vivido en estos días durante la vacunación de la segunda dosis a mayores de 30 a 39 años de edad y rezagados.

Si bien en el primer día hubo quienes se formaron desde un día antes, en el segundo varios llegaron temprano a formarse. Las filas nuevamente fueron largas, pero la buena organización en las tres sedes permitió que el tiempo de espera fuera menor.

Ciudad Universitaria, Unidad Deportiva “Ejército de la Revolución” (Venustiano Carranza) y Poliforum fueron las tres sedes que se abrieron en esta ocasión.

Gente trabajando desde el celular, otros viendo películas o series, inclusive la mañanera o, simplemente jugando, fueron los momentos que se vivieron en una de las sedes.

Las pláticas no faltaron. “A un compañero no lo dejaron salir a vacunarse, que usara su tiempo de comida”, “le aparto a un amigo que saldrá rápido y se regresará”, “dejé a los niños con mi marido, tienen clases y necesito regresar rápido para que se vaya a la oficina”, “vine temprano porque tengo que regresar a trabajar”, fue lo que se escuchó entre los grupos.

Algunos más hicieron turnos y se iban a dormir a los vehículos o apartaban el lugar mientras algunos buscaban un baño o alimento alguno para amortiguar el tiempo.

Los carritos de comida también estuvieron presentes. Arroz con leche, café, tamales y atole fue lo más vendido en la zona. Costos accesibles.

Mientras que otros se convirtieron en ángeles ofreciendo su negocio para aquellas personas pudieran usar el baño o quisieran una tacita de café completamente gratis. Ángeles, fueron llamados por muchos. Esto en Ciudad Universitaria.

La buena organización permitió que desde poco después de las 8:00 de la mañana se fueran avanzando la fila. Sin mayor arguende, mucho entraron mostrando la documentación correspondiente y escuchando las instrucciones del personal de salubridad que estaba en los puestos de vacunación.

Música de Madonna y George Michael se escuchó en uno de los módulos, incluyendo soundtrack’s de las películas Space Jam y Triunfos Robados; en otro módulo, y de acuerdo a información que varias personas subieron a sus redes sociales, escucharon a La Oreja de Van Gogh.

Hubo quienes cantaron las canciones que se pusieron, otros bailaron al ritmo de la música o, simplemente, conversaron con sus acompañantes. Nadie fue solo, había hermanos y hermanas, parejas, grupos de amigos y familias enteras.