La Página Noticias

“Didi” ciega encontró el cariño humano, y lo comparte a lengüetadas

La Página

Por VERÓNICA TORRES MEDRANO

Morelia, Michoacán.-Durante año y medio, Didi estuvo en un albergue en la espera de amor y cariño humano que le hiciera cambiar la idea del maltrato y crueldad que vivió.

Sus cuatro patas, una nariz mojada y su lengua son su forma de comunicarse con la humanidad, conocer el lugar donde vive, el mundo que lo rodea porque una persona la privó de la vista.

De ser un hueso, hoy es puro amor que vive con una familia y cinco animales más, entre ellos dos perros que se han convertido en sus hermanos perrunos y que le han ayudado a sobresalir la crueldad que vivió.

Claudia Huentello, de la Asociación Civil “Amar a la Tierra” cuenta que Didi fue víctima de la crueldad de una persona que le aventó químicos a sus ojos; quienes la rescataron se dieron cuenta de la situación y la querían dormir, mientras que la asociación apostó porque siguiera con vida pero sin sus ojos.

Se cree, dice, que los químicos se los aventaron estando embarazada, porque ya ciega, seguida llevándole comida a sus perritos.

Durante año y medio no fue adoptada por el estigma por parte de la población de que se trata de una perrita con discapacidad, pero que la familia que la adoptó hoy cuenta que tiene una excelente memoria y que se mueve bien en el espacio que habita, inclusive su relación con los humanos y otros animales con los que convive es buena.

“Es ejemplo de que la crueldad existe y que el amor de los seres humanos cambiar a todo ser vivo; los perritos rescatados son agradecidos y su discapacidad no es impedimento para ser feliz”, resalta.

Como Didi son cientos de casos de maltrato y crueldad animal que se viven en Morelia, en Michoacán, en México y todo el mundo. Las asociaciones civiles animalistas hoy buscan mayores penas y que haya un reconocimiento y diferencia entre maltrato animal y crueldad para que las sanciones a las personas sean mayores.

El diputado por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Ernesto Núñez Aguilar refirió que la semana pasada se presentó una iniciativa de la sociedad civil para que se reforme el Código Penal y haya una diferencia entre el maltrato y la crueldad.

Y es que el maltrato es cuando no se alimenta, no se atiende y se deja amarrado un animal, mientras que la crueldad es hacer vejaciones y agresiones que ponen en riesgo la vida de los animales.

A lo que refirió que en la iniciativa, en una primera fase, es hacer la diferenciación de ambos conceptos y, posteriormente, ver el tema de las penalidades, más porque en Michoacán el castigo con cárcel a aquellas personas que atentan contra la vida y bienestar de los animales va de los 6 meses a 2 años y, en ocasiones, sin sanción alguna.

El Grupo Parlamentario del PVEM realizará mesas de diálogo para fortalecer la reforma, donde las asociaciones de animalistas tendrán la batuta, pero también se considerarán a todos aquellos médicos veterinarios, a fin de que se cuente con las herramientas necesarias para fortalecer la legislación acorde a las situaciones de maltrato y crueldad que se han registrado en Morelia y en Michoacán.

Fotos Agencia de Comunicación Gráfica

Related posts

OPINIÓN. “Son 10 razones para marchar por la República”. Por Por Sergio del Río

La Página

Lleno Hospital General de Pátzcuaro; no recibirá más pacientes COVID-19

La Página

Inicia CEDH investigación por uso excesivo de la fuerza y discriminación contra adolescentes

La Página