Gobiernos priístas no saben dialogar: Morena

Redacción/La Página.
Morelia, Michoacán.-Hemos visto con indignación el modo en que el gobierno del estado ha propiciado y provocado un conflicto con los estudiantes y maestros de las escuelas normales rurales: desde que pretendió imponerse una reforma educativa a modo de los organismos internacionales, la comunidad normalista solicitó a los gobiernos federal y estatal se abrieran mesas de diálogo en las que se tomara en consideración su conocimiento y experiencia para la formulación de cambios en los planes de estudio.
La negativa sistemática al diálogo por parte de gobiernos que sólo ven en la educación rural un estorbo para la realización de sus proyectos de privatización y extranjerización de la educación, es la principal responsable del escalamiento de este conflicto. La brutalidad policiaca, la ilegal ocupación de las normales y el local del sindicato magisterial, y la aprehensión de los estudiantes pone en evidencia la irresponsabilidad y arbitrariedad de quienes desprecian a jóvenes y estudiantes y pisotean vilmente el derecho a la educación en Michoacán y en el país.
MORENA expresa su más amplia solidaridad con el movimiento magisterial democrático y con la comunidad normalista rural del estado. Participa de la exigencia de que se libere sin condicionamientos a todos los estudiantes presos; se proceda a la inmediata restitución y reparación de daños en estas instituciones educativas; se atienda las justas demandas del movimiento magisterial y normalista, y  se respete íntegramente el derecho a la libre asociación y manifestación previstos en la Constitución. Se compromete, asimismo, a acompañar a este movimiento en defensa de la educación pública, así como a brindar su apoyo inmediato a los familiares de los estudiantes presos y de los que se mantienen bajo proceso penal.  Convoca a la sociedad michoacana a reflexionar sobre las causas verdaderas de este conflicto y a coadyuvar en su solución, no sólo para evitar afectaciones al tránsito, sino para reconstituir una vida pública democrática, de respeto y garantías verdaderas para la ciudadanía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *