Print Friendly, PDF & Email

La Página

Por ANA MARÍA CANO

Morelia, Michoacán; 28 de junio del 2022.-Un hombre tiene un accidente vial en las calles de Uruapan. ¡Ya no tiene signos vitales! ¡Presentó dos preinfartos (angina de pecho inestable)! Aparece un “Ángel Azul” y con sus primeros auxilios lo regresa a la vida.

Esas manos milagrosas y el gran espíritu de servicio pertenecen a Miriam Aidé Vázquez Mejía, una joven mujer agente de Tránsito y Vialidad Municipal de Uruapan, quien cada día sale con la convicción de hacer una gran labor y de sostener a su familia.

El pasado viernes se registró el choque de un vehículo contra un camión estacionado en la calle Costa Rica de la colonia El Colorín, en Uruapan, Michoacán. Ello luego de que su conductor sufriera de un infarto. Situación que le tocó atender a Miriam Aide, quien de ese momento recuerda:

“El señor ya no respiraba, ya no tenía signos vitales, su color ya era más que gris, pero aún así, no lo pensé dos veces, y le empecé a dar respiración de boca a boca y masaje en el pecho. Pasaban los segundos y no respondía, yo nunca dije ya no tiene caso, seguí con mi labor, y después de cinco veces de intentarlo, el hombre jaló tanto aire y empezó a manotear, yo solo le dije, tranquilo, aquí estoy contigo, te voy a acompañar hasta que llegue atención médica y te revisen”.

Después de que se registró el accidente, la servidora pública fue instruida para que fuera al lugar, al llegar vio al señor protagonista del accidente sentado en la calle, le preguntó tres veces si se sentía bien porque veía que el color de su piel no era normal, él le dijo que sí, pero en un segundo más se desvaneció, y fue cuando por segundos perdió la vida.

Ante este acto, el Ayuntamiento de Uruapan le entregó un reconocimiento por su labor heróica, una vez que el gobierno que encabeza Ignacio Campos Equihua tiene un rostro sensible y humano, en el que se valora a cada uno de los servidores, así como de la población en general.

Para Miriam, madre de cuatro hijos y jefa de familia, la vida no ha sido fácil, ha sido muy triste como ella misma lo dice, pero aclara, que todo pasa por algo y aún de las dificultades se aprende a ser mejor en la vida. Y cree, que el salvar a una persona, es una bendición que Dios le da y le hace más agradable su vida.

Sigue recordando el momento dramático que vivió cuando el accidentado ya no dio señales de vida: “La persona ya no tenía vida, ya nada nos indicaba que tuviera vida, y sin pensar, le di la respiración y cuando volvió en sí, estaba tan asustado y yo tan alegre de verlo respirar y ver que estaba estable”.

Muy curioso es que Miriam ha tenido que dejar sus estudios de primeros auxilios, por más que intenta concluirlos, pues lo primero es llevar el sustento y satisfacer las necesidades de sus cuatro hijos. Sin embargo, lo aprendido fue lo que sacó adelante este caso.

“Yo tengo mucha vocación para servir, para ayudar y apoyar, por eso me gusta mi trabajo, me gustan los primeros auxilios, pero los cursos son caros, y muchas veces los tuve que dejar porque siempre prefería mejor darles lo necesario a mis hijos, siempre he querido seguir estudiando pero no he podido”.

Por su labor, el presidente de Uruapan, Ignacio Campos Equihua, en sus redes sociales señaló: “Reconocer el valor de una persona, y su actuar con humanismo, motiva a replicar las acciones de bien en cualquier situación que se presente. Hice entrega de un merecido reconocimiento a la agente de Tránsito y Vialidad Municipal, Miriam Aidé Vázquez Mejía, por su gran valor al salvar la vida de un ciudadano que no presentaba signos vitales, después de haber sufrido dos pre-infartos”.

Hay que destacar que a Vázquez Mejía a sus 35 años de edad, y cuatro como agente de tránsito, le ha tocado atender diversos casos, entre ellos también destaca la localización de un par de menores de edad, el pasado 19 de junio.

Miriam agradece lo entregado por el Ayuntamiento de Uruapan, pero dice que el reconocimiento y el más grande es el que Dios le dio cuando vio respirar al señor. Porque con ello: ¡Sabía que estaba vivo!