Por VERÓNICA TORRES MEDRANO


Morelia, Michoacán.- Con un llamado a alto al odio, la presidenta del Congreso del Estado, Adriana Hernández Íñiguez enfatizó que Michoacán no requiere de división, sino de un trabajo unido y fortalecido para resolver los temas que tiene.

Y es que tras el gane de la Alianza para evitar reprobar la Cuenta Pública de la Hacienda Estatal correspondiente al ejercicio fiscal del año 2020 ante la Cuarta Transformación, la división al interior del Congreso del Estado es clara que hoy no solo afecta como legislativo, sino que también va desde Gobierno del Estado.

Si bien la mañana de este miércoles el mandatario estatal, Alfredo Ramírez Bedolla, hizo un llamado a no polarizar a la población y trabajar de la mano para sacar adelante los pendientes legislativos, fue la priísta quien dejó en claro que el pasado martes se siguió el procedimiento conforme a la ley y no hubo alteración alguna en el resultado final del dictamen.

Sin embargo, durante la inauguración del Foro del Nuevo Modelo de Justicia Laboral en Michoacán fue claro la división entre el Gobierno del Estado y el Congreso Local; de último momento, la presidenta de la LXXV Legislatura no asistió al evento. De acuerdo a fuentes internas al legislativo, el roce fue entre los Poderes del Ejecutivo y Legislativo por la votación del pasado martes en la sesión pública donde no se calificó la Cuenta Pública de la Hacienda Estatal correspondiente al ejercicio fiscal del año 2020, solo se revisó la fiscalización.

Pero además, se da por las declaraciones de la diputada morenista, Seyra Anahí Alemán Sierra, quien dejó en claro que es necesario evidenciar a quienes violentaron el trabajo legislativo al tapar los delitos que se cometieron en la anterior administración.

“Los vamos a evidenciar como la falta de responsabilidad que tienen ante sus electores para hacer la chamba que les enviaron a hacer aquí”, dijo al precisar que hay un delito y “cada quien tiene que pagar lo que hace”.

A lo anterior, en entrevista colectiva, Adriana Hernández Íñiguez indicó que desde semanas atrás se ha pedido no polarizar ni dividir a Michoacán, toda vez que consideró que no debe haber más “violencia, campañas de odio, ni división, que en nada abonan a los beneficios de los michoacanos”.

Por lo que comentó que “nadie está tapando nada”, y que la votación que se hizo respecto a la Cuenta Pública de la Hacienda Estatal correspondiente al ejercicio fiscal del año 2020 fue conforme al artículo 138 de la Constitución Política del Estado de Michoacán, donde no se faculta a los legisladores a emitir calificativos, solo revisar la fiscalización realizada.

A lo anterior, comentó que es necesario trabajar en abatir los limbos legislativos que se tienen en las leyes y generar reformas que permitan que este tipo de dictámenes de fiscalización sean vinculatorias, pero mientras no esté en la ley, solo se revisa la fiscalización sin calificar, dijo.