Por ANA MARÍA CANO

Morelia, Michoacán.- Dulce Paloma Romero Díaz, estudia tercer grado de secundaria en su natal Huetamo, Michoacán, es una niña que ha dejado de lado los juegos, el celular y no tiene cuenta de Facebook porque su prioridad es estudiar y ganar los concursos y olimpiadas de Matemáticas que se le presenten.

Desde que era alumna del preescolar, sus padres, se dieron cuenta de la capacidad y responsabilidad de Dulce para hacer las tareas y sobre todo de su inquietud para aprender de todo, y si algo no le salía bien, no se rinde, se esfuerza e investiga y estudia más para conseguir los resultados deseados.

Sus padres siempre han estado a su lado, apoyándola y echándole porras en cada uno de sus pasos, dan gracias a Dios por los logros que ha obtenido en concursos estatales y nacionales demostrando siempre su disciplina y talento.

La michoacana Dulce Paloma Romero Díaz, es una de las 16 concursantes que conforman la preselección de Michoacán, de donde se elegirán seis alumnas quienes representarán a Michoacán en la Olimpiada Mexicana de Matemáticas.

Su empeño, dedicación y responsabilidad fueron premiadas ayer cuando se le notificó que quedó preseleccionada para poder obtener uno de los seis lugares para el equipo a concursar en la Olimpiada Mexicana de Matemáticas a realizarse a finales de este mes.

También es una de las tres integrantes que representan a Michoacán en la preselección nacional de la 1era. Olimpiada Femenil Panamericana de Matemáticas.

Demostrando su emoción, la mamá de Paloma, Dulce Díaz García, dijo que se siente muy orgullosa por ella, y que las gratificaciones que le da son muy grandes.

“No tengo palabras para expresarme, porque Paloma ha sido una niña muy dedicada, constante y sobre todo perseverante, le tiene mucho amor a lo que hace, es muy constante, si no le sale algo, lo intenta, lo intenta y lo intenta; y creo que es la clave que la ha llevado hasta donde se encuentra en estos momentos”.

Si Dios quiere, dijo, queremos que pueda sobre sobresalir y quedar seleccionada para la Olimpiada Nacional Mexicana de Matemática, porque le ha puesto muchas ganas y dedicación.

“Eso, sería una gran emoción para todos, sobre todo para ella, porque se lo merece, dejó sus juegos de niña para dedicarse al estudio por completo. Ella dejó incluso celulares, ella solo lo usa para comunicarse con sus maestros y ver sus tareas, no tiene cuenta de facebook ni nada que la distraiga, está muy centrada en lo que ella quiere”.

También, Francisco Romero Jiménez, padre de Paloma, dice sentirse orgulloso y satisfecho de las oportunidades que tiene su hija, pues con ello, ve que la constancia de Paloma es gratificada.

“Estamos muy contentos, muy agradecidos con Dios porque mi hija ve que sus sacrificios valen la pena, ella se dedica totalmente a estudiar, no se distrae con nada, y ahora estamos viendo que le está yendo muy bien, y nosotros no nos queda más que apoyarla totalmente”.

En todo momento, prosiguió, estamos con ella y queremos ver sus sueños hechos realidad.

“Desde el kínder nosotros vimos el entusiasmos con el que iba a la escuela, desde niña siempre ha dado buenos resultados con su aplicación, siempre los primeros lugares, fue la abanderada en sexto, nos ha dado muchas gratificaciones y mucho orgullo por la niña excelente que es”.

Paloma, dijo, siempre le ha echado muchas ganas, cuando no entiende algo, busca la manera de entenderlo, no se da por vencida.

“Ahora viene este Olimpiada Mexicana de Matemáticas, y estamos seguros le irá muy bien, porque está en sus entrenamientos las 24 horas del día, sabemos de su dedicación y sabemos que lo va a lograr”.

Sus padres recuerdan que cuando Paloma estaba en primero de secundaria ingresó en un concurso estatal de Matemáticas, pero solo pudo llegar a la segunda fase, pero eso no la detuvo, porque dijo que lo volvería a intentar.

“Eso no la desanimó, ella nos dijo que lo volvería hacer y que lo iba a hacer mejor, y de ahí para acá ha tenido los mejores puntajes de todos quienes participan con ella, incluyendo niños de preparatoria, ye so nos ha dejado sorprendidos”.

Actualmente Paloma recibe entrenamientos dos tardes por semana de parte de profesores de la UNAM y la UMSNH.

Como preseleccionada nacional Paloma asiste de manera virtual a un entrenamiento intensivo hasta el 14 de septiembre en horario corrido de 9 de la mañana a las 8 de la noche.

“Solo le dan dos recesos, y en esos es cuando hace sus alimentos, y está al pendiente para cuando sea la hora que le indican, regresa a su cuarto a seguir estudiando y preparándose con sus maestros hasta la noche, pero si aún se queda con la curiosidad de algo, le sigue hasta que encuentra lo que no entendió”.

Dulce paloma Romero Díaz estudia en el Colegio Huetamo, se ha caracterizado por su talento, su capacidad y amor por las matemáticas, es disciplinada y constante, y se siente orgullosa de representar a Huetamo y Michoacán.