Viernes de Película: “The Terminator”. Por Andrés

La Página

Por JUAN ANDRÉS NÚÑEZ LÓPEZ*

Sinopsis: En el futuro post apocalíptico, las supercomputadoras tiránicas gobernantes envían un cyborg asesino conocido como “El Exterminador”, al año 1984 para asesinar a Sarah Connor, cuyo hijo no nacido está destinado a liderar la resistencia humana del futuro contra las máquinas. Mientras tanto, la resistencia humana envía también a un guerrero solitario para proteger a Sarah. ¿Podrá detener a la aparentemente indestructible máquina asesina?

El Exterminador, como se le conoce en hispanoamérica, es una película estadounidense de ciencia ficción y acción de 1984. Dirigida por James Cameron, protagonizada por nada menos que Arnold Schwarzenegger, Linda Hamilton y Michael Biehn. Fue un gran éxito de taquilla, que dió inicio a una franquicia que consta de varias secuelas, una serie de televisión, cómics, novelas y videojuegos. A pesar de que mucho de este material no es precisamente de una gran calidad, al menos tenemos la secuela original; Terminator 2: Judgement Day.

Al principio un aparente hombre musculoso aparece de la nada, desnudo. Inmediatamente asesina a un grupo de chicos y le roba la ropa a uno de ellos. Poco después roba un vehículo, compra una gran cantidad de armas y va en busca de una mujer llamada Sarah Connor. A la vez, otro hombre “aterriza” en otra zona de la ciudad, consigue un arma y ropa, aunque sin asesinar a nadie, y también, se dispone a buscar a la misma mujer.

Sarah Connor (Linda Hamilton), es una linda joven que trabaja en un restaurante americano. Lleva una vida muy sana y normal, tiene novio y vive con su amiga. Pero todo cambia cuando se entera de que dos mujeres con su mismo nombre han sido asesinadas en un muy corto periodo de tiempo. Sarah se da cuenta de esto una noche mientras salía a distraerse e intenta refugiarse en un centro nocturno cuando se percata de que un hombre la sigue. Muy pronto se encuentra esquivando el fuego cruzado entre los dos misteriosos hombres. Después de una balacera, uno de los hombres, Kyle Reese (Michael Biehn) se acerca a Sarah y entrega la icónica frase; “ven conmigo si quieres vivir”. Después de una persecución de la que apenas escapan, Kyle le explica a Sarah que el otro hombre en realidad no es hombre, sino un cyborg asesino conocido como Exterminador (Arnold Schwarzenegger), que ha sido enviado desde el futuro, con el objetivo de asesinarla para evitar que su hijo no nacido, John Connor, sea el líder de la resistencia del futuro contra las máquinas.

Terminator 2 es (para muchos) la mejor película de acción de toda la historia. Es icónica y “espectacular”, todo un clásico; y ya hablaremos un día de ella. Pero hoy le toca a The Terminator, la original de 1984, ya que conozco a muchas personas que nunca han visto esta primera parte. De hecho, yo mismo ví The Terminator mucho tiempo después de haber visto Terminator 2.

Arnold Schwarzenegger no es precisamente un gran actor, pero aún así es una de mis personalidades favoritas. Y es que hay mucho que admirar acerca de él. Un día Arnold se despertó y dijo: “voy a entrenar bien duro para ser muy musculoso y así llegar a ser alguien en la vida”. Entonces, se puso a entrenar bien fuerte y terminó siendo Mr. Olympia (el máximo premio en el fisicoculturismo) no una, sino siete veces, a la vez, mantiene hasta la fecha el récord al ser el hombre más joven en haber obtenido dicho premio. De una manera parecida, Arnold despertó otro día y dijo “Creo que quiero ser un actor famoso”. Y lo logró. bueno, al menos hoy ya es un actor famoso. En aquel entonces, comenzó su carrera actoral con la película Hercules in New York. Y posteriormente en otras películas poco conocidas, como Stay Hungry, Pumping Iron y Conan The Barbarian (estas últimas dos sí son algo conocidas y queridas).

El papel perfecto y definitivo que lo llevó al estrellato, llegó en 1984 con The Terminator y algunos años más tarde (1991) con Terminator 2 Judgement Day. Y esque… ¿Qué mejor para un tipo que actúa mal, que interpretar a un robot que no puede expresar emociones? Algunos años más tarde, Arnold despertó y dijo “Quiero ser gobernador de California” … Pero esa es una historia para otro día.

Como mencioné antes, Arnold no es precisamente un buen actor, de hecho, muchas personas lo consideran, de plano, un mal actor. Aún así, en The Terminator realiza un sólido trabajo, siendo uno de sus primeros y mejores papeles. Pero de vuelta a la película:

Muchas personas prefieren a la “frenética” (adj./ s. Que está dominado por el frenesí) The Terminator, mientras que muchas otras personas prefieren a la “espectacular” (adj. Que causa impresión por ser muy aparatoso o vistoso) Terminator 2. A pesar de que ambos son excelentes filmes y que me cuesta un poco decidir, yo me inclino ligeramente hacia la primera.

Es un poco complicado hablar acerca de esta primera entrega sin tener que mencionar a su secuela, ya que hay bastantes cosas que hacen contraste entre ellas. De hecho, mientras veía este filme, todo el tiempo estuve pensando “Ah vaya, eso es diferente en la secuela”. Es una experiencia muy interesante y muy entretenida. Aunque intentaré no mencionar mucho más a la secuela, ya hablaré un día sobre ella.

The Terminator tiene una tremenda atmósfera. Es un poco “oscura”, para ser una película de acción. Cuenta con algunas decisiones estéticas que no se me van a olvidar nunca, como la imagen tan característica de El Exterminador apuntando su icónica pistola con mira láser. Incluso la misma imágen del Exterminador, que a diferencia de la secuela, en esta entrega viste con ropa mucho menos intimidante, entre lo que incluye una playera muy ochentera y un poco tonta. A la vez, los efectos especiales prácticos en las escenas con vehículos son una chulada. Las escenas de acción, aunque algo anticuadas para los estándares de hoy en día, no dejan de ser frenéticas y emocionantes.

El punto débil se encuentra en las actuaciones, las cuales de verdad dejan mucho que desear. En mi opinión, Paul Winfield hace el mejor trabajo actoral en toda la película, dando vida al jefe de policía. Por otro lado, Michael Biehn es bastante malo. Linda Hamilton actúa decente pero no sobresaliente y Arnold se limita a intentar no expresar sentimientos, lo cual funciona bien aunque en ocasiones es un poco gracioso.

La película cuenta con muy buenos efectos. Hay varias escenas con vehículos y todas cuentan con efectos prácticos que aún se ven muy bien. Insisto de nuevo con las escenas de acción que siguen siendo satisfactorias de ver de hoy en día. Y aquí es donde tengo la oportunidad de hablar acerca de la tensión que desarrolla el filme, el cual maneja el género de acción, aunque con ligeros tintes de horror, a mayor o menor escala a lo largo del filme. Si bien, no es una película que puede atemorizar por completo al espectador, sí es una película que mantiene un nivel sólido de tensión desde el inicio. Ni un solo minuto se siente como “relleno”. Por lo mismo, algunas de sus escenas son tan frenéticas.

Y cómo olvidar mi parte favorita: la música. A lo largo del filme escuchamos música muy electrónica y un poco agresiva, que es completamente acorde a la temática de la película y de la cuál me hubiera gustado escuchar más en la secuela. Música que contribuye a mantener ese grado de tensión en el espectador. Todo esto contribuye a la gran atmósfera de The Terminator, como ya mencionaba antes. Todo suma poco a poco y desenlaza con esos últimos 15 minutos de película tan inesperados y en los que pareciera que el horror y la tensión suben considerablemente, con esas últimas imágenes que aún hoy me sorprenden bastante y que imagino que, de haber presenciado esta película cuando era niño, hubieran sido material para muchas noches de pesadillas; como estoy seguro que les sucedió a muchas personas que tuvieron la oportunidad de ver esta película en su infancia.

He visto la secuela algunas veces desde niño. La original, la he presenciado solamente un par de veces y no hace mucho tiempo. Y ahora, estoy obsesionado de nuevo con esta película, al recordarla para esta recomendación, y escucho el soundtrack mientras la escribo. Si eres de las personas que por alguna razón, han visto la secuela, pero no la original, vé a verla ya mismo.

Director: James Cameron.

Título en español: El Exterminador.

Géneros: Acción, ciencia ficción.

Clasificación: B-15. Lenguaje adulto, violencia, sexo.

Duración: 108 mins.

Países: Estados Unidos.

Idiomas: Inglés.

_________________________
*Juan Andrés Núñez López. Es un estudiante Nicolaita. Desde muy joven ha tenido interés en el cine, la tecnología y los videojuegos. Actualmente estudia Ingeniería en Computación y hace crítica aficionada de cine, con el objetivo de observar, aprender y recomendar.

One comment

  1. Magnífica reseña, he visto todas, las he visto varias veces y en cada ocasión noto algo que había pasado desapercibido máxime que ahora el televisor es de mejor definición.
    Gracias por invitarnos a palomear con Arnold.
    Hasta la vista…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *