Científicos nicolaitas participan en el estudio de rayos cósmicos ultra-energéticos

­
02
Redacción/La Página
Morelia, Michoacán.-La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) participa desde 1996 en el proyecto científico más ambicioso a nivel mundial para estudiar las propiedades de  los rayos cósmicos ultra energéticos. Estas son las partículas de mayor energía que se han detectado hasta ahora en el Universo, y que llegan a la Tierra, desde lugares aún no identificados plenamente,  con una frecuencia de uno por año por cada 100 km cuadrados de superficie.
En este proyecto, denominado Observatorio Pierre Auger, participan una docena de científicos mexicanos junto con cerca de 500 científicos de otras 91 Instituciones de 19 países. Por parte de México hay investigadores de la UMSNH, la BUAP, la UNAM y el CINVESTAV-IPN.
La UMSNH participa en este proyecto desde sus etapas de planeación, a partir de 1996, hasta la fecha en que este observatorio científico se encuentra completamente construido y operando en forma exitosa en Argentina con una extensión de 3 mil kilómetos cuadrados.
El representante por parte de México en este proyecto científico,  Luis Manuel Villaseñor Cendejas, Coordinador de la Investigación Científica de la UMSNH, participó recientemente como representante del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) en la reunión anual del Consejo Financiero del Observatorio Auger, realizada en París el 7 y 8 de noviembre, en la que se ha discutido la estrategia para hacer mejoras a este observatorio de modo que pueda permanecer como el más importante en esta área del conocimiento durante los próximos 10 años.
A pesar de que los rayos cósmicos se descubrieron desde hace más de 100 años, aún se desconoce la manera de su aceleración y dónde lo hacen. De acuerdo con los análisis más recientes de los datos acumulados por el Observatorio Auger durante los últimos nueve años se tienen indicios de que estas partículas se aceleran en la vecindad de hoyos negros supermasivos que se encuentran en los centros de algunas galaxias cercanas, alrededor de 12 millones de años-luz de distancia de la Tierra.
Desde  la etapa inicial, hace 17 años, la Universidad Michoacana ha participado en el diseño, la construcción, la calibración y la operación de los 1600 detectores que se usan en el Observatorio para lograr identificar la dirección de llegada, la energía y la composición de estas partículas. Actualmente la UMSNH participa en el análisis de los datos, así como en la planeación de mejoras a los detectores.
Esta participación se ha llevado a cabo a través de proyectos que CONACyT le ha aprobado a la UMSNH, como el que le permitió proveer de cerca de una tercera parte de los tanques que se usan en los detectores, así como el que recientemente se autorizó para adquirir lo que será la supercomputadora más rápida de Michoacán que se usará en el análisis de estos datos y en la realización de otros proyectos científicos en el área de la física.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *