Con lectura en voz alta del actor Manuel Ojeda concluye ciclo de 24 presentaciones

              

tn_DSCF9203_“Leo…luego existo” con el acto Manuel Ojeda

La Página/Redacción

Morelia, Michoacán.-Como parte de las actividades que se realizan para fomentar la lectura, se llevó a cabo la clausura del programa “Bellas Artes a todas partes” con el ciclo Leo…luego existo, el cual tiene como finalidad alentar al público a la lectura, de la mano de los mejores escritores, tanto del Estado, como de fama nacional e internacional. En está ocasión se presentó el actor Manuel Ojeda, quien por más de hora y media deleitó al público con diversos textos.
Jesús Manuel Ojeda Ruiz de la Peña estudió actuación en el Instituto de Bellas Artes. Se inició como actor en el teatro, trabajó en el cine a mediados de la década del 70, y hasta la fecha ha filmado alrededor de 300 películas. El nombre de este extraordinario primer actor está escrito con letras de oro en la historia del cine, la televisión y el teatro mexicano; su primera telenovela fue “Santa”, en 1978; muy reconocido por su actuación en las telenovelas “Senda de gloria”,  interpretando a Emiliano Zapata, y “El vuelo del águila”, donde personificó a Porfirio Díaz. Recientemente participó en la telenovela “La tempestad”, en el personaje de Ernesto Contreras. 
Al acto contó con la presencia de Héctor Borges Palacios, jefe del Departamento de Literatura y Fomento a la Lectura de la Secretaría de Cultura, así como del Director de Promoción y Fomento Cultural,  Raúl Olmos Torres.
Ojeda compartió que hace tres años participó en el programa “Leo…luego existo”, y quedó fascinado por la aceptación y calidez del público michoacano. Por ello, en esta ocasión leyó “Mi padre”, de Ángel Gutiérrez, y “Porque los michoacanos le caemos bien al diablo”, un cuento del libro titulado “Cuentista Michoacana”, al cual calificó como un libro sensacional que lo atrapó desde la primera lectura. Entre los cuentos que compartió fueron “Acaso el mar”, del gran poeta michoacano Gaspar Aguilera Díaz; asimismo, dos cuentos de Vicente Riva Palacio, titulados “El divorcio” y “El buen ejemplo”.
Manuel Ojeda se congratuló de poder leer cuentos y poemas tan maravillosos de escritores michoacanos; admiró la hermosura de la región y dijo estar contento de pisar Michoacán. Igualmente resaltó la importancia de la lectura, ya que un libro es un acompañante tan peculiar, que nos da cultura y nos acompaña en momentos íntimos de nuestra vida. Dijo que debemos impulsar la lectura para que no seamos señalados como un país que no lee, por el contrario refirió, que tenemos un país lleno de escritores sensacionales. Comentó su gusto por tener en sus manos un libro, ya que ningún aparato electrónico se compara con el olor, la tinta y la textura de una obra.
Para finalizar Ojeda leyó el cuento “Día domingo”, del libro “Los jefes y los cachorros”, de Mario Vargas Llosa. Concluyó con un espacio de interacción con el público presente, de preguntas y respuestas, el cual disfrutó con los comentarios de los presentes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *