Print Friendly, PDF & Email

Por MARIO ENSÁSTIGA SANTIAGO*

Un grupo destacado de miembros de Morena, reconocidos como “intelectuales del partido” John Ackerman, Enrique Dussel, Paco Ignacio Tabo II, Jesús Salmerón, Víctor Toledo, José Antonio Rueda entre otros y otras más, encabezan la lista inicial de más de 3 mil firmas de afiliados de Morena y simpatizantes de la 4t el documento denominado “Momento de definiciones. Por la institucionalidad democrática de Morena”, base de la convocatoria a la Primera Convención Nacional Morenista a celebrarse el próximo 5 de febrero en la CDMX y el Foro Preparatorio de Michoacán para dicha Convención a desarrollarse el 22 de este mes de enero.

 Como parte del proceso convencionista, con 8 mesas de trabajo de análisis, debate y acuerdos que constituyen en la opinión de los organizadores los temas torales de la crisis política institucional de Morena, se está preparando en Michoacán el Foro Preparatorio de los y las michoacanas que van a participar en la Convención Nacional.

La preocupante situación actual de Morena es de sobra conocida, lo que sucede en Michoacán no es muy distinto a lo que pasa en la mayoría de los estados de la República y en las instancias nacionales, cuestiones que han provocado la inconformidad de buena parte de los y las morenistas, algunas grupos se han estado manifestando con toda claridad, otros estándo inconformes por diversas razones han optado por callar y otros con sus silencios y actitudes de indiferencia de “dejar hacer, dejar pasar” convalidan la crisis político institucional del partido de la 4t.

¿Cuál es la correlación de fuerzas de los diferentes grupos existentes a nivel nacional y en particular en Michoacán frente a ésta crisis?, justo es una de mis interrogantes, hasta ahora sólo se sabe de la realización de unos 8 foros estatales, seguramente en próximos días habrá más, en breve podremos darnos cuenta de qué tanta fuerza ha logrado levantar la Convención Nacional, todo parece indicar que la iniciativa de este evento, es una ingente necesidad e importante oportunidad y tal vez la última que Morena tenga antes del 2024, para reconstruirse, reinventarse y democratizarse institucional, orgánica, ideológica y políticamente de manera integral en función de los intereses superiores de la 4t y por consiguidente de los más pobres de México.

Esta situación de Morena, no sólo debe ser motivo de preocupación de los afiliados del partido que fundara AMLO, sino también para los que desde fuera compartimos la necesidad e importancia estratégica de la consolidación y continuidad de la 4t, ésta debe ser la actituid consecuente de las individualidades y colectividades democráticas, progresistas y de izquierda de México.

Este esfuerzo como bien dice el documento de firmas de respaldo a la convocatoria, no debe dirigirse contra nadie en particular ni buscar dividir al partido, esto es importante en la lógica de cuidar por una parte la perspectiva de unidad frente a los neoliberales, pero por la otra, debe ser un gran esfuerzo democrático y propositivo para que realmente abone al fortalecimiento del bloque democrático, frente a la inocultable derecha de fuera y de dentro de Morena, por lo que la convención tiene una gran responsabilidad y desafíos, para juntar voluntades y la fuerza política necesaria para corregir el rumbo lamentablemente extraviado de las actuales dirigencias nacional y estatales.

No faltan opiniones y seguramente habrá más en los próximos días que critiquen y descalifiquen la realización de éste interesante proceso convencionista, que es resultado de un imperativo ético político de compromiso real y de fondo con la 4t; por lo que se debe ser firme y contundente, tratando en principio evitar la confrontación directa y palaciega con quienes se oponen, lo que en realidad se necesita es poner al centro el análisis, el debate y la elaboración de propuestas para sacar a Morena de este letargo y parálisis política, que sólo beneficia a los neoliberales y los neopriístas desde dentro que simulan apoyo la 4t.

Vienen tiempos interesantes a la vez que complicados para Morena y la izquierda mexicana, el hecho de que Morena haya accedido relativamente muy pronto al poder nacional y en muchos espacios locales legislativos y gubernamentales desperto la desmedida ambición del poder, lo mismo sucedió en el PRD en cuanto se visualizo la posibilidad real de ganar los procesos electorales; Morena al igual que el PRD definieron como visión estratégica acceder al poder nacional antes que construir partido y la organización de movimientos populares y civiles afines a la 4t, es decir, una visión de arriba a abajo y no de abajo a arriba.

Otro tema importante que explica la actual situación morenista fue el complicado proceso del transito de movimiento social a partido político, situación hasta la fecha con serias dificultades para superar la definición de movimiento-partido, lógica que en mi opinión ya debe superarse y definirse clara, abierta y sin ambajes la construcción de un auténtico partido político en movimiento y solidaridad constante con las demandas sociales y políticas de la sociedad organizada y no organizada, para defender, fortalecer y blindar políticamente la 4t.

En la misma idea de que Morena necesita superar la deficiente definición teórico-práctica del partido-movimiento, debe evitar el culto exacerbado a la personalidad de AMLO y poner al centro la necesidad de empoderar a las bases, al poder popular, como protagonistas y sujetos colectivos de las verdaderas transformaciones democráticas, sin detrimento alguno, del respeto y reconocimiento al gran líder de masas que es Andrés Manuel López Obrador, de igual forma Morena necesita una reforma del rediseño político institucional, ideológico y organizativo de nueva naturaleza, por la simple y compleja razón de que México es otro a partir del 2018, del surgimiento de la pandemia del COVID y la crisis civilizatoria de la humanidad que nos aqueja gravemente.

Seguramente acudirán a la Convención Nacional Morenista grupos políticos internos de Morena en Michoacán, como el encabezado por Juan Pérez; Morenos de Corazón; Militantes Libres de Bladimiro Conejo; el G21 de Rogelio Raya; el de Blanca Piña; de Artemio Ortíz; de Leonel Godoy Diputado Federal; Ana Lilia Guillén y seguramente otros más; otras expresiones políticas seguramente no lo harán por diversas razones y cálculos políticos, como el R21 de Raúl Morón; el de Gabriel García y Sergio Pimentel; el de Alfredo Ramírez Bedolla, Gobernador de Michoacán; el de Carlos Torres Piña, Secretario de Gobierno; el de Fidel Calderón, Diputado Local y Coordinador de la bancada morenista; el de Roberto Pantoja Delegado de Bienestar en Michoacán, de igual manera otros más.

Grupos grandes y pequeños internos y externos a Morena, pero finalmente vinculados a la 4t, en busca de empoderamiento político de cara a los próximos eventos de la revocación de mandato, de las elecciones de las nuevas direcciones políticas estatales y nacional, de las candidaturas a los diferentes espacio locales y federales y la definición de la candidatura a la Presidencia de la República en el 2024.

Lo cierto es que está por verse si la celebración de los Foros Estatales, entre ellos el de Michoacán como parte del proceso organizativo de la Primera Convención Nacional Morenista, logran el rescate de Morena para colocarlo a la altura de la 4t.