La Página

Por VERÓNICA TORRES MEDRANO

Morelia, Michoacán.-Opiniones divididas al interior del Congreso del Estado ante la posible pérdida de la autonomía de la Auditoría Superior de Michoacán (ASM). Mientras que para unos es necesario que siga como una Unidad Presupuestal Programática (UPP), otros aseguran que el Legislativo es quien tiene que administrar los recursos.

La autonomía de la ASM no debe ni puede violentarse, destacó el diputado priísta, Marco Polo Aguirre Chávez, quien dejó en claro que el órgano fiscalizador debe fortalecerse y no estar al “contentillo” de lo que diga la Junta de Coordinación Política (JUCOPO).

Por lo que enfatizó que el Congreso del Estado no tiene por qué controlar el presupuesto de la Auditoría y para dar seguimiento a su manejo, está la Unidad de Control y Evaluación del Congreso del Estado.

En su oportunidad, la diputada de la Representación Parlamentaria, Julieta Hortencia Gallardo Mora dejó en claro que su desaparición sería una violación a las leyes fiscales y que aparentaría que la Cuarta Transformación busca ocultar información que es fiscalizable.

En tanto, el diputado panista e integrante de la Comisión de Presupuesto, Programación y Cuenta Pública, Hugo Anaya Ávila, indicó que es un tema analizarse pero que no debe violentarse la autonomía que logró hace dos años la ASM.

Al contrario, diputados de la Cuarta Transformación enfatizaron que la Auditoría Superior de Michoacán tiene que estar controlada por el Congreso del Estado.

El coordinador del Grupo Parlamentario de Morena, Fidel Calderón Torreblanca indicó que la Auditoría no tiene autonomía y que el recurso que se le debe proporcionar debe ser ministrado desde el Congreso del Estado.

En tanto, el coordinador del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo (PT), J. Reyes Galindo Pedraza indicó que para que la ASM sea transparente, debe tener reglas claras que sean emanadas desde el Congreso Local.