Por VERÓNICA TORRES MEDRANO

Morelia, Michoacán.- Un año ha pasado y la justicia en Michoacán ha sido sorda. Un año en que familiares, amigos, conocidos y demás personas se han unido para alzar la voz por Jessica González Villaseñor. Hace un año fue encontrada sin vida.

Este sábado, Morelia fue pintado de rojo, rojo sangre de la injusticia y viacrucis que han vivido sus seres queridos para que Diego N. tenga una sentencia por el asesinato de Jessica. Las pruebas están, los amparos también, las amenazas persisten, pero el grito de sus padres, sus hermanos, sus amigos y de la sociedad resuenan por todos lados.

Esta tarde, alrededor de las 18:00 horas, una marcha saldrá de las Tarascas a Palacio de Gobierno a un año de haber encontrado el cuerpo de Jessica.

Un año ya de gritos de justicia vuelven a salir, a un año que se realizó una marcha para pedir encontrar a Jessica y, que en plena manifestación se informó sobre los hechos que estremecieron a una ciudad, a un país.

Jessica era maestra, con sueños de cambiar el mundo desde las aulas y hoy, solo se pide justicia del feminicidio.