La presión de la comunidad nicolaita sirve para liberar la Universidad Michoacana

Redacción/La Página.
Morelia, Michoacán.-De manera pacífica, y sin ningún acuerdo, fueron liberadas las instalaciones de Ciudad Universitaria por parte de integrantes del Movimiento de Aspirantes y Rechazados de la Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL), que mantenían tomadas desde el pasado 4 de septiembre; una vez más, se cumplió la determinación del Consejo Universitario en el sentido de no negociar bajo presión.
Al respecto, el rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Salvador Jara Guerrero,  reconoció la madurez de los integrantes de la CUL para aceptar desocupar los recintos universitarios y dijo que éste fue un logro de toda la comunidad Nicolaita y de la sociedad en general.
Tal como se planteó desde el inicio de la toma, el máximo órgano de gobierno de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, ofreció a los integrantes del movimiento que liberaran las instalaciones y sólo entonces se sentarían a dialogar con ellos para establecer la cantidad de lugares disponibles en las diferentes escuelas y facultades, con excepción de la mayoría del área de la salud.
Así, la mañana de este miércoles una comisión de directores de las dependencias Nicolaitas encabezados por el rector Salvador Jara Guerrero, se presentaron en Ciudad Universitaria para reiterar la propuesta que se hizo a los paristas desde el inicio de la toma, de a abandonar las instalaciones y después sentarse a platicar.
Finalmente,  sin ningún tipo de acuerdo, los paristas accedieron a desalojar los edificios que aún tenían en su poder en Ciudad Universitaria, para lo que se solicitó el apoyo de la Secretaría de Seguridad Pública, con el fin de preservar el orden y salvaguardar la integridad de los jóvenes.
En ese sentido, el rector Nicolaita señaló que fue una labor de convencimiento complicada, pero reconoció que al final los miembros de la CUL ponderaron la presión que ejerció la comunidad universitaria y los michoacanos en su conjunto, y actuaron con madurez para no seguir perjudicando a los más de 55 mil estudiantes, así como profesores, investigadores y empleados.
Jara Guerrero dijo que de esa forma, se prevé que a la mayor brevedad, este mismo día o mañana, inicien las clases en las escuelas, facultades e institutos de la Máxima Casa de Estudios de la entidad.
Puntualizó que se ha dado un avance importante, para que, tal como lo ha venido subrayando el Consejo Universitario, la Casa de Hidalgo transite hacia la cultura de la legalidad y se logre el objetivo de los verdaderos Nicolaitas de “no más tomas”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *