La Página

Por VERÓNICA TORRES MEDRANO

Apatzingán, Michoacán.-La Constitución de Apatzingán pone freno a la fuerza y al poder del estado y, asegura que el pueblo sea el que lleve las riendas, destacó la diputada Fanny Lyssette Arreola Pichardo la oradora oficial durante la entrega de la Presea “Constitución de 1814” al Dr. Carlos Herrejón Peredo

Consolidar un Estado de Derecho que otorgue los elementos necesarios para la felicidad y la paz de sus ciudadanos, que atienda y proporcione lo básico para sus necesidades es parte de lo que concreta la Constitución de Apatzingán.

Hoy, dijo que el Gobierno de México ha dejado en el abandono al país. Salud, educación y seguridad los de mayor riesgo, siendo aquellos que viven en pobreza y pobreza extrema los más afectados.

El desplazamiento de personas, violencia de género también son violaciones que hoy se ven, se viven y que contravierten la Constitución de Apatzingán de 1814.

“Vivir en una sociedad regida por leyes y el respeto a las mismas es una condición necesaria para que haya avance económico, para que se desarrolle la sociedad y para que progrese el país”, subrayó.

Por lo que enfatizó que es necesario poner en el centro “de nuestro que hacer al ser humano, a la persona, al ciudadano con sus derechos y obligaciones”, a fin de que se construyan sociedades felices, armónicas, justas y pacíficas es el mayor reto.