La Página

Por VÍCTOR ARMANDO LÓPEZ


Morelia, Michoacán.-Silvano Aureoles Conejo deja a Michoacán sumido en una crisis de seguridad y de ingobernabilidad, pero él estuvo protegido de manera excesiva con un total de 160 escoltas, todos con plaza de policías estatales.

Alfredo Ramírez Bedolla, gobernador electo de Michoacán, en conferencia de prensa informó que también el medio hermano del aún gobernador, el senador Antonio García Conejo, también goza de protección en todo momento, teniendo a su servicio a 13 escoltas.

Hay que destacar que a lo largo de su mandato, que está por concluir el 30 de septiembre, los escoltas de Silvano Aureoles Conejo estuvieron inmersos en diversos escándalos, desde borracheras, accidentes viales, asesinatos (el más reciente en el municipio de Salvador Escalante) y aparentemente secuestros, como en su momento fue reportado por diversos medios de comunicación.

De acuerdo con fuentes de las dependencias de seguridad y de la misma gente que participa, los escoltas están comisionados en diversos puntos, unos cuidan el rancho de Huetamo (donde vive la madre del gobernador); otros custodian a sus hijas, unos más resguardan el fraccionamiento (en la salida a Pátzcuro) donde vive en mandatario en Morelia.

Mientras que para cuidar a Aureoles Conejo se tienen destinados 40 vehículos, entre los que destacan camionetas Suburban, RAM, Cherokee, Avenger; Charguer y motocicletas de Tránsito.