Una de Vaqueros…Arturo García Gaytán

Una de Vaqueros. . .Una de vaqueros

Arturo García Gaytán.
Bueno, hay muchas suspicacias respecto a los cambios que ha emprendido dentro del gabinete el sustituto gobernador de Michoacán, los más, aseguran que se los mandan vía sms por celular desde el bunker del comisionado Castillo, los menos, que le llegan misma vía desde algún celular introducido de contrabando en un penal de máxima seguridad.
La cuestión es que hay burócratas que desconocen las formas de la administración pública y olvidaron entregar su respectiva renuncia con el cambio de gobernador, tal vez creyeron que no se ocupa y merecen estar en su posición por los siglos de los siglos, y no va por ahí.
Basta saber que a cualquier nivel se integran los gabinetes con la gente leal y comprometida con el presidente, el gobernador o el alcalde, según sea el caso,  luego están los compromisos y las cuotas de partido y después, el debut de los principiantes y favores solicitados durante la campaña.
A diferencia de Fausto Vallejo Figueroa, José Jesús Reyna García y Salvador Jara Guerrero no hicieron campaña proselitista, el cargo les vino por designación, lo que tampoco implica que no haya compromisos ni cuotas de partido y tal.
Fue un secreto a voces que antes de tener cualquier comunicación con el gobernador sustituto, los del gabinete legal y ampliado fueron abordados por personeros que les sugirieron tener a la mano su renuncia, por cualquier cosa que pudiera pasar, claro que algunos se resistieron e hicieron caso omiso, a la mejor sabían algo que los demás no.
Hay un dicho popular que reza: a los santos, los santifican, a los beatos los beatifican y a las ratas, las ratifican. En el caso del flamante secretario de Turismo se especula sobre su permanencia y ratificación, pues es la dependencia que menos resultados ha arrojado en relación a su consumo de presupuesto como para dejar en el cargo al mismo baquetón.
Michoacán no existe en el mapa nacional como destino turístico y en el escenario mundial es menos que nada, no hay presencia, el dinero que ha gastado la dependencia no corresponde a los resultados que requiere la entidad para intentar siquiera despegar, luego la opacidad en el manejo de cifras y datos que impiden tener un mejor diagnóstico.
Años sin una respuesta, pues se le ha pedido al fauno Monroy que especifique la cantidad de dinero que los empresarios del sector turístico invierten en capacitar a sus empleados, menos nos dirán cuál es el monto de su desembolso en la obtención y mejora de infraestructura, entonces, estamos en las tinieblas. Pero eso sí, a seguir gastando.
Además, Roberto Monroy debe explicaciones y muchas, pues desde el helicóptero siniestrado en la Laguna de Zirahuen, el que prestó sin permiso del gobernador, hasta la gestión que realizó para que ciertas cantantes de música de banda grabaran videoclips en edificios emblemáticos del Centro Histórico de Morelia, entonces, ¿a qué o a quién se atiene el fauno?
El que avisa no traiciona, y el sistema ya le había avisado a Manuel Mireles que tuviera cuidado con su dicho y sobre todo con los hechos, el buen doctor desoyó las advertencias y embelesado por el canto de las sirenas se embarcó en una aventura que dios guarde la hora de ver su fin.
Nadie, tal vez por ignorancia o tal vez por mala fe, advirtió a Mireles sobre la trayectoria e intereses de las hermanitas Vázquez, que llevan años intentando legitimarse en el negocio de los casinos y huyendo del ex marido de la menor de ellas, que ya dio muestras de sus intenciones.
Míreles preso y enseguida no faltó una voz que cuestionara, no sin harta razón, el asombro que genera que el largo brazo de la Ley atrape a un insignificante guerrillero rural y no al mandamás de uno de los grupos criminales preponderantes en el estado, efectivamente, no cuadra.
Luego se ocupa una reingeniería que permita sanear los finanzas del estado, pues además de quiebra técnica y ya no por la deuda heredada y la adquirida recientemente, el truculento bypass de mandar al renglón de subsidios el gasto corriente ha creado un abismo negro que se traga todo el dinero que entra a las arcas estatales.
La deuda estimada es del orden de los 230 mil millones de pesos y para poder adquirir más, que es al parecer la única manera de palear la crisis que se conoce, se debe de aumentar la calificación crediticia de Michoacán, lo que lleva a pulir cuatro aspectos: deuda, economía, finanzas y administración. Nada fácil el paquete de salir avante, sobre todo por la proclividad de meterle la mano al cajón.
En el Instituto Electoral de Michoacán, nadan de muertito, se hacen de la vista gorda, pues las modificaciones más recientes a los códigos son más específicos para determinar y sancionar los actos anticipados de campaña de los actores políticos, enjuague en que muchos andan metidos.
Vaya una felicitación sincera a la Mesa Directiva, comisario y operativos que hacen del Colectivo Ruta Gris un eje de vanguardia en el sector transportista en Michoacán, basta ver la impecable limpieza con que circulan sus unidades aún en temporada de lluvias.
Hay una disposición que obliga a los operadores a lavar su unidad, de lo contrario, si son detectados por un checador un operativo que circulan con la camioneta sucia, son retirados de circulación hasta que laven su unidad, tanto por dentro como por fuera.
Lo que deberían de emular, imitar o copiar, para que entiendan, los responsables del parque vehicular en Tránsito Municipal, pues además de sucias sus patrullas y vehículos lucen destartalados y eso que son nuevos, además de mala impresión dan ese aspecto desconfianza, a la mejor Wilfrido Lázaro Medina dirá que es bronca del mando único, ya se le hizo costumbre, sin embargo, los rótulos dicen POLICÍA MUNICIPAL, y realmente a muchos nos vale gorro quién manda, queremos resultados.
Para un contacto más directo con su servidor, te dejo las siguientes opciones:
http://laguadania.tripod.com
http://pandemiaradio.listen2myradio.com
en twitter: @arturo_ggaytan
en facebook: Arturo García Gaytán

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *