La Página

Por VERÓNICA TORRES MEDRANO

Morelia, Michoacán.- Los extremos que se han planteado en la estrategia de seguridad para México no han sido los indicados, desde Felipe Calderón con la guerra contra el narco y la militarización del país, así como el “abrazo y no balazos” que plantea Andrés Manuel López Obrador, enfatizó el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, al precisar que “no es el camino”.

Durante su gira de trabajo por Michoacán, el mandatario jalisciense indicó que el combate a la delincuencia organizada es competencia federal y son ellos quienes tienen que replantear la misma ante el fracaso que han sido los “abrazos”.

“Los extremos son malos. Fracasó el modelo de la declaratoria de guerra del sexenio de Calderón y yo creo que el camino de los abrazos tampoco es el camino (…), se tiene que replantear cosas y tiene que haber un mensaje contundente a los grupos criminales que están lastimando a la nación”, resaltó.