Por MARIO ENSÁSTIGA SANTIAGO*

Mal que bien hemos librado el histórico proceso electoral federal-local intermedio más importante y grande de nuestra historia, pese a los conflictos y malos presagios políticos; problemas jurídico-electorales; violencia social;  más de 205 hechos de violencia y asesinatos de la delincuencia organizada, entre ellos 14 asesinatos de aspirantes a un cargo de elección popular y 41 políticos, pleitos y diretes entre los partidos y conflictos internos por las definiciones de las candidaturas; proceso y jornada electoral que por el tamaño de votantes potenciales de una lista nominal de de 93 millones para elegir más de 21 mil cargos de representación popular, gubernaturas, diputaciones federales, diputaciones locales y ayuntamientos; cuastiones que en conjunto prefiguraron un cuadro político donde el aspecto central fue medir el refrendo ciudadano y viabilidad política de la 4t rumbo al 2024.

La numeralia de los resultados de tan singular proceso y jornada electoral, como es lógico tiene diversas lecturas y posicionamientos políticos, según la lente e intereses ideológicos y políticos con que se miren, para mi, lo central fue la preocupante pérdida ciudadana de 10 millones de votos de la 4t respecto al 2018, que se traducen según yo, en el obligado desplazamiento del gobierno federal de centro-izquierda a una posicisión más “centrista” por las alianzas que tendrá que tejer en el Congreso de la Unión para continuar los proyectos sociales y la infraestructura que hasta ahora ha impulsado en beneficio de los más pobres de México, para tratar de consolidarlos y construir un andamiaje político-electoral más ciero para para sacar adelante los compromisos de la consulta de revocación o afirmación de mandato en marzo del 2021, las elecciones locales de mismo año, y las elecciones por la presidencia de la República en el 2024.

Así las nuevas autoridades municipales del país emanadas del pasado proceso electoral del 6 de junio han empezado a asumir la importante responsabilidad de dirigir los destinos de más de mil 900 poblaciones municipales en las 30 entidades federativas del país donde hubo elecciones de ayuntamientos, las tomas de “protestas” serán en distintas fechas de aquí hasta el primero de enero del 2022; por ejemplos, Michoacán y Yucatán ya lo hicieron el día de ayer primero de septiembre; Chihuahua el 10, Zacatecas el 15 y Nayarit el 17 del mismo mes septembrino; Chiapas y la CDMX el primero y Puebla el 15 de octubre, y el primero de enero del 2022 los 570 municipios de Oaxaca.

En ese contexto el Instituto Nacional de Formación Política (INFP) de Morena, presidido por el Fizgón, Rafael Barajas Durán, ha apoyado significativamente el Programa de Formación Municipal bajo la coordinación de la Maestra Ivonne Cisneros Luján, militante de la vieja izquierda mexicana desde la década de los años 70, ex Sindica del municipio de Jalapa, Veracruz del periodo 2018-2021 y ahora diputada federal, quien ha sabido poner en acción inmediata un conjunto de actividades para responder oportunamente a la imperiosa necesidad de capacitar a los 658 ayuntamientos ganados por Morena y partidos coaligados en junio pasado, y un número importante de regidores y regidoras de representación proporcional.

El programa en cuestión debido a la pandemia del COVI-19 ha estado trabajando desde hace más de un año básicamente a través de videoconferencias con diversas actividades de charlas, cursos, entrevistas, intercambio de experiencias de gobierno, análisis y posicionamientos políticos frente al aconter municipal del país. En cuanto avanzo el proceso electoral de junio y se visualizo el universo de los municipios que gobernará Morena en el país del 2021 al 2024, la Maestra Ivonne Cisneros de inmediato implemento un programa de temas y contenidos para presencialmente acudir a las diversas entidades federativas del país a capacitar e informar a las nuevas autoridades locales morenistas sobre las funciones, atribuciones, responsabilidades y principales tareas de los gobiernos municipales de cara a la toma del poder municpal, la importancia de gobernar los municipios desde la izquierda, las buenas prácticas de gobierno local y la alineación con la ruta del fortalecimiento y consolidación política de la 4t.

Las temáticas principales han sido la Introducción al gobierno municipal, las organización administrtiva, la entrega-recepción, las finanzas públicas, la planeación del desarrollo, la interculturalidad, la perspectiva de género en los gobiernos municipales, las tareas previas y la organización de la ceremonia de toma de protesta y la primera cesión de cabildo, y otras cuestiones no menos importantes.

Sin duda esta iniciativa de formación municipalista, y digo municipalista, porque a diferencia del tipo de capacitación y formación municipal que darán o están dando ya el gobierno federal y los gobiernos de los estados, tiene aspectos de un profundo acento además de las cuestiones técnico-administrativas-presupuestales, jurídicas y fiscales, las cuestiones ideológicas y políticas alineadas a los planteamientos del bienestar y transformación de las conciencias de la 4t.

Sin lugar a dudas el programa de formación municipal del INFP de Morena es una importante iniciativa que rápidamente está ganando presencia y reconocimiento, no sólo se ha puesto a andar caminos de la función pública, sino sobretodo a construir nuevos caminos, más allá de los ya conocidos, temas y contenidos que además de los ya mencionados ha tenido como frutos tangibles e inmediatos, el simple y necesario conocimiento y reconicimiento de las nuevas autoridades municipales de Morena, de un municipio, de una región, de un estado y del país; en la misma vertiente la importante sensibilización sobre la necesaria tarea de construir organización y cohesión política del programa de la acción y de las nuevas autoridades locales de Morena en el país para concretar la 4t Municipal.

En tal perspectiva, la formación de nuevos sujetos y sujetas para la función pública de los gobiernos municipales es sin ambajes una tarea estratégica para la 4t,  a través de una nueva visión y paradigmas tecnopolíticas de la función pública, la dinámica de este programa ha sido muy intenso para estar a la altura de las necesidades de un nuevo gran bloque o columna de jóvenes y jóvenas que por primera vez estarán en un cargo de autoridad municipal.

Ciertamente ésta falta de experiencia es un fuerte elemento para dar resultados inmediatos y positivos, esperemos que la curva de aprendizaje sea lo menos prologada posible, por otra parte, tambien es cierto que no están “maleados” que aparentemente-espero-no sean portadores del fatídico virus del ADN de los gobiernos neoliberales que principalmente ven en las administraciones municipales el signo de pesos y no la extraordinaria y apasionante aventura de servir al pueblo desde lo más local.

Por suerte recientemente me he visto involucrado y comprometido con este programa de formación municipal, que me ha posibilitado de nueva cuenta en mis años de activista municipalista, volver a recorrer nuestro hermoso y vasto país, valoro en todo lo que vale la importante presencia de jóvenes y particularmente la nueva y fuerte presencia de las mujeres, debido a la ley de paridad, que no ha sido una concesión y buena onda de la cultura machista y patriarcal de los partidos y clase política mexicana, sino el resultado de la lucha sin tregua de muchos años de las mujeres y principalmente de los grupos feministas de la sociedad civil y los partidos políticos de izquierda y progresistas.

Observo que frente a la falta de experiencia en la función pública y del no estar maleados, traen mucho interés por conocer, por aprender y participar, además vienen cargados de futuro, traen en sus conciencias los principios cuasi religiosos de no mentir, no robar y no traicionar, en verdad así lo deseo y lo espero.

__________________________

* Mario Ensástiga Santiago. Es ingeniero por el IPN, además de realizar estudios en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, y una maestría en Desarrollo Urbano. Ha militado en la izquierda durante 45 años. Fue secretario ejecutivo del Centro de Desarrollo Municipal (Cedemun) y asesor de diversos gobiernos municipales.