Foto: ACG

La Página

Por VERÓNICA TORRES MEDRANO

Morelia, Michoacán.- Este 2022, Edgar Rafael González Ceja cumpliría 46 años. Desde el 20 de enero de 2011 se desconoce su paradero, pero su madre, Martha Elba Ceja Jiménez, no lo ha dejado de buscar.

No es un 10 de mayo cualquiera, con festejos y celebraciones por el Día de la Madre, muchas madres hoy, como todos los días, salen a las calles, a los montes y cellos, a las lagunas y ríos, a todos lados en búsqueda de sus familiares, de sus hijos que fueron desaparecidos sin tener motivo alguno.

Martha es un caso de miles que hay en Michoacán, en México… Edgar es el segundo de cuatro hermanos y su madre, no pierde la esperanza de encontrarlo, aunque reconoce que será sin vida, pero quiere tener el cuerpo de su hijo para sepultarlo y poder visitarlo en todas las ocasiones que no ha podido en estos 11 años.

El 20 de enero de 2011 tiene renombre y recuerdos en ella. Ese día, Edgar fue a dejar a la hija de su pareja a la casa; eran aproximadamente las 2:30 de la tarde. Posteriormente, cuenta, abordó el taxi de un vecino, última persona conocida que lo vio. “El vecino dice que en el camino recibió tres llamadas y en todas decía – ya voy, ya voy, ya voy -. Él llegó a donde se paran los autobuses y taxis, en salida a Pátzcuaro, en Calzada La Huerta, ahí lo dejó el taxista y fue lo único que supimos de él”.

Dos días después, refiere, recibió una llamada de su hijo. “Tenía miedo y la voz temblorosa”, dice al precisar que le pidió que retirara la denuncia que había interpuesto ante su desaparición. “Nunca más habló”.